Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Formación de la Escuela Hellinger

Formación de la Escuela de ayuda para la vida

Pero todo lo que nos roza, a ti y a mí
nos une, como el arco del violín consigue
sacar de dos cuerdas una sola voz.
¿En qué instrumento estamos los dos tensos?
¿Qué violinista nos tiene entre sus manos?
Rainer Maria Rilke

Únicamente en la Escuela Hellinger 

Formación de constelador según los “nuevos” conocimientos y comprensiones de Bert Hellinger. 

¿Deseáis aprovechar la oportunidad única de aprender directamente del pionero en cuestiones de constelación familiar, Bert Hellinger? 

Por primera vez Bert Hellinger os ofrece la posibilidad de formaros para ser constelador según sus “nuevos” conocimientos y comprensiones.

¡Sois todos bienvenidos! 

Bert Hellinger, Sophie Hellinger y el equipo docente

El deseo expresado por Bert Hellinger es que un gran número de personas cuyos asuntos personales no han encontrado solución hasta ahora, puedan ser ayudadas en su vida cotidiana, en la familia y en el trabajo gracias al “nuevo” método de constelaciones familiares. De esta forma, el crecimiento personal, el desarrollo del amor, del conocimiento y de la comprensión en todos los niveles y por todos los intereses puede ser experimentado. 

Lograr el éxito en las constelaciones 

Se ha comprobado en la práctica que el resultado de una constelación depende del constelador. Solo al haber integrado en su vida las leyes de vida de “los órdenes del amor”, es decir solo cuando se encuentra en armonía con su propio padre y su propia madre, es el constelador capaz de dar al padre y a la madre de su cliente un lugar en su corazón. Solo al completar este paso hacia la totalidad en su vida, puede lograr realmente una constelación; este paso es el que elimina nuestros ángulos muertos. Por lo tanto, consideramos fundamental que un futuro constelador haya primero madurado y profundizado en la autenticidad de su “ser” consciente, gracias a la “nueva Constelación”.

Esto requiere tiempo, tanto como práctica de esta forma de trabajo. Presencia repetida, lectura de libros, estudio de material audio y vídeo de Bert Hellinger, intensifican los procesos de aprendizaje y de conocimientos y forman las actitudes interiores. De gran ayuda es también una percepción entrenada. 

La vaca más bella y más fuerte antes también fue ternerilla.- Bert Hellinger 

Para hacer justicia a la gravedad y profundidad de este trabajo muy particular es preciso pasar por una formación constituida y completa que integra seminarios de práctica y de supervisión e introduce la aplicación práctica.

El espíritu, siempre, es lento; lo rápido es lo que está en la superficie. Por este motivo se requieren tres años de formación. Durante este intervalo de tiempo es imprescindible ofrecer servicios orientados hacia la práctica.

Las ventajas 

La Constelación Familiar da a cada uno la oportunidad de entregarse a este nuevo amplio campo de los órdenes de la vida y del amor así como la posibilidad de familiarizarse con ello y todo lo que nos ofrece. Gracias a ello la alegría, el amor y el éxito retoman su lugar legítimo en nuestras vidas.

Ayudar, un arte en la familia, en el trabajo y en lo cotidiano 

Ayudar, solo lo puede aquel que asiente a las contradicciones de la realidad y logra remitirse al gran misterio; de lo contrario, se expone a una renovada actitud de juicio, a reproches y, como consecuencia, a la separación. 

Todo juicio de valor va marcado por nuestras experiencias personales. Con lo cual, a la hora de comprender un problema, el foco de atención no se circunscribe a la cosa en sí (el problema) sino que se traslada a la subjetividad propia. Solo aquel que ha madurado más allá de las fronteras limitadoras de su consciencia y se mantiene abierto a la valoración de los demás sin verse afectado por ella, alcanza ese estado que le hace posible concebir una cosa desde la profundidad subyacente, vivirla y comprenderla. 

Hace falta que el ayudador se encuentre en este estado para que el cliente confíe en él y le exponga su propia realidad. Esa distancia, así como la simultánea proximidad generada por el reconocimiento de la realidad tal como es, conduce a una solución. Permite al ayudador exponerse a esa realidad –por más impresionante que sea- y aceptarla sin reproches, para luego dejarse guiar por ella. Entonces, fluye en él una fuerza especial que el cliente puede percibir y que le ayuda a actuar. De esta manera se siente seguro, tomado en serio y apoyado. 

Bert Hellinger