Brigitte Champetier de Ribes / Carta de Brigitte

El holograma y el Dr P. Gariaev

 

El código genético holográfico Dr. Peter Gariaev

El Dr. Piotr (o Peter) Gariaev y su equipo, de la Academia rusa de Ciencias Naturales y de la Academia de las Ciencias Médicas, estudiaron la naturaleza y el funcionamiento del campo vibratorio creado en el organismo por el ADN, tanto desde la teoría como desde la experiencia. Su aporte esencial es el de mostrar que ese campo lleva las informaciones genéticas de organización y coordinación del funcionamiento de las células. En resumen, el genoma contiene una parte molecular, la de los genes que conocemos, y una parte ondulatoria, el genoma ondulatorio o supergen.

Además, mostraron que ese campo tiene las características de un holograma. La noción de holograma apareció en física cuando se descubrió figuras luminosas transmitidas por un objeto iluminado y estas figuras fueron grabadas en un film fotográfico. Esas figuras no se presentan como una imagen directa del objeto tal como lo vemos, sino bajo forma de gráficos -hologramas – producidos por las interferencias de la fuente luminosa. El holograma tiene la sorprendente ventaja de conservar la imagen del objeto en 3 dimensiones y de poder restituirlo. Además, cada parte del grafico contiene las informaciones de la totalidad del objeto. Por ello recibió el nombre de holograma, que significa diagrama de la totalidad.

La idea de hologramas presentes en los organismos vivos y portadores de informaciones ya fue expuesta por el neurobiólogo Karl Pribram, seguido luego por otros equipos. Demostró que los recuerdos no se graban en la materia del cerebro sino en su campo holográfico.

En acuerdo con las propuestas del equipo de Gariaev, W. Schempp et P. Marcer mostraron que el ADN tiene la función de almacenar informaciones y que su capacidad es considerable. Además, fue gracias a estos conceptos que Schempp perfeccionó altamente la técnica de imaginería por resonancia magnética (IRM) que se adoptó internacionalmente, lo que muestra que el holograma no es solamente una hipótesis teórica, sino una realidad física.

Los estudios de Schempp muestran que los hologramas están inscritos en el plano de los pares de bases de la doble hélice. He aquí por fin una respuesta a la pregunta de saber porqué la molécula de ADN tiene dos hebras que llevan la misma información genética. Era incomprensible según el código genético molecular clásico.

Gariaev concibe el genoma de los organismos superiores como una cuadricula holográfica. Los hologramas del ADN contienen los códigos fundamentales del desarrollo y de la forma completa del organismo, incluso cuando el organismo está todavía en estado de embrión.se puede decir que son el Sí del ser vivo.

El ADN es un bioordenador

Como antena emisora, el ADN de un cromosoma de una célula puede enviar indicaciones a las otras células. Estas indicaciones se emiten cuando el ADN es interrogado por los biofotones que recorren el organismo. Este mecanismo fue verificado experimentalmente al enviar un haz láser sobre ADN.

Ciertos hologramas interrogados contienen las informaciones relativas a la naturaleza esencial del ser vivo. Otros llevan informaciones sobre el estado actual de la célula. Ese estado varía constantemente y los hologramas se parecen más a películas que a fotos fijas. Se transmiten a las células próximas para que cada célula reciba indicaciones sobre el estado de las otras.

Las emisiones celulares holográficas se producen a partir de cada una de los billones de células del organismo. Gracias a su función de antena receptora del ADN, la información holográfica es constantemente leída por esas células. Lo que explica la respuesta coordenada e inmediata de los sistemas vivos y el mantenimiento de la integridad del organismo. El ADN también recibe informaciones provenientes del entorno local del organismo e incluso de todo el universo.

La transmisión de la información holográfica es inmediata. Esto no concuerda con la idea de una transmisión de la señal por una onda con velocidad definida. La información no es local, está en A e inmediatamente en B, es lo que se llama la teleportación cuántica, que fue demostrado en el caso de las partículas cuánticas. Esto implica que el ADN se comporta como un objeto cuántico. Es admitido que la red de micro túbulos, arquitectura estructural de la célula, desempeña un papel en esa transferencia. Sin embargo, según DIRK Bouwmeester (1998) la manifestación concreta de la información teleportada requiere también la transmisión clásica química o eléctrica.

Este modelo permite explicar de modo sencillo hechos experimentales incomprensibles en el marco de la teoría clásica. Los códigos genéticos de la plantas, de los animales y de los humanos son muy parecidos y producen proteínas semejantes. Sin embargo se despliegan en organismos muy diferentes. ¿Por qué? También, en un organismo como el humano, ¿de qué manera unas células con el mismo código genético pueden saber si deben desarrollarse en célula del hígado o en célula del ojo? La respuesta está en el campo unificado vibratorio que transmite a la célula la indicación de quien es (qué organismo es), donde está (en qué parte del organismo) y lo que tiene que hacer.

El campo holográfico también explica la capacidad de regeneración de algunos animales después de ser mutilados. Es el caso de los lagartos cuya cola tiene la facultad de volver a crecer después de haber sido cortada. También el del  cuyo organismo entero puede reconstituirse a partir de cualquier parte. Esto es posible porque cada célula conoce instantáneamente el estado de las demás células.

La existencia del campo holográfico explica cómo lo antígenes y anticuerpos pueden reconocerse mutuamente, cómo los “transposones” saben en qué lugar del ADN deben insertarse. Así es como los ribosomas, unidades de producción de proteínas en la célula, saben qué aminoácido deben producir cuando reciben un código que tiene sinónimos y muestra indeterminación. Es precisamente el querer resolver este último interrogante que llevó a Gariaev a elaborar su teoría.

Para Gariaev, el ADN es mucho más que una antena receptora, emisora y almacén de información. Es capaz de interpretar las informaciones recibidas y reaccionar a ellas. El ADN tiene la capacidad de leer sus propios hologramas y los que recibe, es codificarlos, interpretarlos, modificarlos y archivarlos. Por lo tanto, tiene todas las características de un ordenador biológico.

El campo electromagnetico que gobierna el asemblaje del ADN

El profesor Luc Montagnier también se dio cuenta de la existencia de un campo electromagnético asociado al ADN, utilizando un enfoque experimental totalmente diferente. Recibió el Nobel de medicina en 2008, junto con Françoise Barré Sinoussi, por su descubrimiento en 1983 del virus responsable del SIDA, el VIH. Sus investigaciones los llevaron a interesarse por las señales electromagnéticas emitidas por ciertas células y virus patógenos. Con sus colaboradores, puso en evidencia que la síntesis del ADN podía ser dirigida por señales electromagnéticas.

Aquí se lo explico: un ADN de células bacterianas o de virus es puesto en solución en agua, con ciertas condiciones de dilución, en presencia de un campo electromagnético de frecuencia de unos 7 Hz que resultó ser indispensable para el éxito del experimento. Este ADN es luego retirado completamente del agua. Aun sin estar, su impronta electromagnética específica, dicho de otra manera su firma, subsiste en el agua y es medible. Luego, con ese tubo herméticamente cerrado, se observa que la firma, o campo electromagnético, puede ser transferido a otro tubo de agua pura. Si en el segundo tubo se añadió con precaución los constituyentes del ADN, el ADN se reconstituye al cabo de unas horas, reproduciendo el ADN inicial en un 98%.

Este resultado es profundamente revolucionario. Hasta entonces los biólogos consideraban que únicamente una molécula de ADN podía proporcionar el plano del ensamblaje de otra molécula de ADN, como si fuera un molde material que guiara la duplicación. Sin embargo, aquí se descubre que el plano de ensamblaje del ADN ha sido suministrado por su firma electromagnética, sin necesidad de un molde.

Un nuevo mundo se abre ante nosotros. Las reacciones químicas no se producen al azar, con moléculas que se acercasen presentando el lado adecuado para que luego encajen. Las reacciones químicas son guiadas por códigos electromagnéticos.

En los experimentos de Montagnier, el agua interviene como medio de transferencia de los códigos de ensamblaje, de su archivación y de su amplificación en microestructuras. En la parte siguiente, los códigos genéticos son trasportados por haces de luz.

Transferencia por láser del código genético de un organismo a otro.

El modelo de transmisión de información por fotones ha recibido confirmaciones extraordinarias en laboratorio. Ya hemos visto cómo Burlakov observó que huevas de peces se transmitían informaciones cuando estaban en presencia los unos de los otros, solamente por su propia radiación. Con todo, múltiples experimentos han demostrado que era posible transferir informaciones genéticas de un organismo a otro también por medio de un rayo electromagnético programado.

Las investigaciones de Dzang Kangeng

Antes que los investigadores rusos, un científico chino, Yu V. Dzang Kangeng (a veces escrito Tsiang Kan Zheng ou Tszyan Kanchzhen) pensaba él también, en los años 1960, que las moléculas de un organismo vivo estaban ligadas por campos informacionales y que el ADN contenía esta información en forma de señales electromagnéticas.

 Jury Vladimirovich Tsiang Kan Zheng nació en 1933 en Changtu, China. Se diploma por la Universidad China de Medicina. En 1971, cuando la Revolución Cultural, se escapa a Rusia y continúa sus investigaciones en Khabarovsk.

Escribe en 1993: “El campo electromagnético y el ADN constituyen una MATERIA GENETICA COMBINADA que existen bajo dos formas: pasiva (ADN) y activa (campo bio- 11 electromagnético). La forma pasiva sirve para conserver la información genética, mientras que la forma activa es capaz de modificarla… El campo bio-electromagnético (soporte de la energía y de la información) se manifiesta en la banda UHF y en la de los rayos infrarojos.”

Inventa un aparato, el Biotron-Tszyan. Unas ondas electromagnéticas de ultraaltas frecuencias (UHF) son polarizadas con una antena en forma de parábola, esfera, cono o hexaedro. Estas ondas captan una información genética para luego transmitirla a otro organismo.

En una serie de experimentos, Kangeng transfiere las informaciones genéticas de gérmenes de trigo sobre plántulas de maíz. El grano que se forma tiene rasgos comunes a la vez con el trigo y con el maíz por su morfología. Con este mismo procedimiento, algunas características de un melón, en particular su gusto, son transferidas a gérmenes de pepino. Estas modificaciones se trasmiten en las generaciones siguientes.

 Se realizaron otros experimentos con animales. Huevos de gallina reciben la información genética proviniente de un pato. La mayoría de los pollitos nacen con modificaciones morfológicas: patas palmadas, cabeza plana como la del pato, cuello largo, etc. estas modificaciones también son transmitidas a las generaciones siguientes.

Estos resultados muestran la potencia de esta herramienta y abren perspectivas asombrosas. Como todas las herramientas, pueden ser utilizadas para el bien de cada uno, o para el provecho egoista y la sed de poder de algunos al precio de los demás. Desarrollar estos procedimientos necesita pues una reflexion fundamental sobre el significado de la vida y sobre la lógica del poder. No obstante, estos experimentos nos introducen en los mecanismos íntimos de creación de la vida.

Modificaciones genéticas de las plantas y animales por transferencia electromagnética.

Otros investigadores realizaron el mismo tipo de experimentación con otros aparatos. Sus preocupaciones eran ante todo encontrar medios de curación.

Un cientifico ruso, V. Budakovski, utilizó un láser de luz roja para 160 observaciones sobre diversos organismos, desde la bacteria hasta los humanos, pasando por los batracios. Su proporción de éxito y curación es del 64%. Cura arbustos de 12 frambuesas atacados por callosidades (células cancerosas) proyectando un holograma con infomación de la planta sana. La curación se produce en unos meses. Proyecta también informaciones de huevos de ranas sobre huevos de salamandras, lo que da nacimiento a ranas.

Tenemos que resaltar que estos experimentos tuvieron lugar únicamente con luz, sin ninguna cirugía ni recombinación química del ADN.

P. Gariaev y su equipo realizaron también experimentaciones parecidas utilizando un láser que proyecta dos ondas luminosas perpendicularmente polarizadas, sin interferencias entre ellas (bio-ordenador). Estas ondas atraviesan el tejido semi transparente del organismo donante, con idas y venidas repetidas, y son moduladas por el holograma genético. La modulación es transformada en señal radio (0,5 MHz a 1,5 MHz) según una espectroscopia nueva llamada Espectroscopia por ondas Láser y Radio Polarizadas (PLRS), es grabada por ordenador, luego transmitida a un tejido receptor.

Este protocolo aplicado a patatas les confiere un crecimiento ultra rápido y provoca modificaciones morfológicas en sus tallos.

Por ese mismo procedimiento, los investigadores tuvieron la posibilidad de volver a dar vida a semillas de Arabidopsis thaliana, matadas por la radiactividad en la región de Chernobyl en 1987. Las iluminaron con el holograma de semillas sanas. Alternativamente, no consiguieron ningún resultado si la onda radio no transmitía esta información.

El equipo de Gariaev llevó a cabo experimentos capitales de curación sobre ratones a los que destruyeron el páncreas con una droga (alloxane). Con el láser, iluminaron a los ratones con la información holográfica de un páncreas totalmente sano, tomado de otro ratón recién nacido. Cuando la exposición al láser fue suficiente, su páncreas se reconstituyó completamente y los ratones se regeneraron. En un grupo testigo que no recibió ese tratamiento, todos los ratones murieron. Las células se reconstituyen a partir de células madre que evolucionan en células pancreáticas.

En otra serie de experimentos, iluminaron primero los ratones por holografía para conferirles un mayor poder de resistencia, a título preventivo. Luego los sometieron a inyecciones de alloxane y midieron su resistencia. Los resultados muestran que aumentó de un modo decisivo.

Curaciones posibles de enfermedades en el ser humano, incluido el SIDA

Tras su experimento con pollitos, el chino Dzang Kangeng mostró que su procedimiento daba la posibilidad de transferir informaciones de curación y rejuvenecimiento a un humano.

En 1987 llevó a cabo un experimento sobre su padre de 80 años. Los resultados fueron positivos: a consecuencia del tratamiento, desaparecieron las enfermedades crónicas que le apresaban desde hacía más de veinte años, incluido una alergia cutánea, un acufeno y un tumor benigno; seis meses más tarde, volvió el cabello reaparecieron donde tenía calvas y sus canas volvieron a ser negras. Un año después, un diente volvió a crecer donde se lo habían extraído 20 años antes. Sacó una patente de ello.

El procedimiento de P. Gariaev ofrece posibilidades parecidas. Es posible ofrecer las perspectivas siguientes con respecto a la manipulación de señales con estructuras genéticas: la puesta en marcha de una vigilancia a distancia de procesos de información clave en los bio-sistemas gracias a estos bio-ordenadores, con aplicación para los tratamientos contra el cáncer, el SIDA, las malformaciones genéticas y , finalmente, la longevidad humana… la protección activa contra los efectos de ondas destructoras, gracias a detectores de canales de información de onda.

El procedimiento fue aplicado con éxito a una niña de dos años con fibrosis quística y degradación del hígado y del páncreas, gracias a un holograma proveniente de una prima sana.

Continúa en el artículo de Boudet.