Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Situaciones de la vida

Revista Hellinger, Junio 2008

Querida madre

Hace un tiempo, le escribí a mi madre una carta, en el pensamiento. Hacía tiempo que había muerto.

La miré con amor y le dije:

Querida madre,

Eres una mujer corriente, como miles de otras mujeres. Te quiero como una mujer corriente. Y como una mujer corriente, has hecho errores, muchos errores. Tus errores me han hecho así como soy en el día de hoy, porque los he aceptado y porque te quiero con todos tus errores. ¿Qué sería yo sin tus errores? ¿Qué pobre infeliz sería, sin fuerzas? Te quiero así como eras, una mujer corriente. De esta manera, te tomo en mi corazón. Así te quiero. Eres la correcta para mí. Ahora te ofrezco algo, algo muy particular. Me desprendo de mis expectativas hacia ti, las que van más allá de lo que se puede exigir de una mujer corriente. He recibido todo lo que necesitaba y está bien para mí. Tú puedes ser la que eres, simplemente.

Yo también puedo ser el que soy, tal como soy. También soy corriente, igual que tú. De esta forma estamos tú y yo unidos en el amor.