Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Transformación en los hijos

  • A mi hija le salían grandes grietas, muy dolorosas, en los dedos de los pies. Un par de días después de la constelación, las grietas que tenía empezaron a curarse y hasta ahora, cuando ya ha pasado más de un año, no le han vuelto a salir.
  • Mi hijo de tres años había nacido con una parálisis braquial derivada del trabajo del parto. Constelamos una operación que iban a realizarle en Barcelona para hacerle una transposición de músculos y tendones en el hombro. En la constelación apareció el momento del parto con las complicaciones, el médico que iba a operarle que se resistía, la operación y hasta la resolución final con el niño feliz agarrando la mano de su padre y la mía.

La situación se resolvió tal como se presentó en la constelación: retrasaron varias veces la cita de la operación etc... Y después el niño mejoró notablemente la movilidad de su brazo y no hubo ninguna complicación en la recuperación. Todo ese proceso duró unos cuatro meses.

  • Mi hija pequeña tiene problemas de lenguaje y apenas emitía palabras, noté un cambio tan radical como que después de hacer la constelación, cuando regresé a casa, mi hija empezó a emitir por primera vez un discurso de palabras, algo que no había hecho nunca antes. Todavía eran palabras ininteligibles, pero desde entonces, poco a poco, ese discurso se ha hecho cada vez más inteligible.
  • Constele a mi hijo diagnosticado como autista, de tu mano pase a aceptar la vida y con ella, todas las situaciones que estaba viviendo y las que sorprendentemente me tocó vivir después de un mes aproximadamente:

Mi hijo empezó a hablar abiertamente, mirando a los ojos, incluso cantaba.... jamás le había escuchado antes.
Empezó a expresar lo que quería y lo que no.
Fue tal el cambio que dio, que su psiquiatra cambió el diagnostico por el de asperger, ¡¡¡increíble¡¡¡
Nunca había jugado con un animal, hoy juega con perros, gatos, conejos o gallinas, (ahora vivimos en una granja), cambiamos de país, de lengua, dejó a sus hermanas, su casa y se ha adaptado perfectamente.
Y yo.... amo la vida, con todas sus complicaciones, no he vuelto a desear morir.
Cada día me propongo ser feliz, esa es mi obligación y mi derecho. Y todo en mi entorno se ha movido conmigo.

  • Constelé hace un mes la agresividad y violencia de mi hijo de 5 años. La constelación fue la luz que me mostró el porqué de su comportamiento. Hubo cambios inmediatos en su actitud y puertas que se han abierto para que él disfrute su presente. Me siento liberada con el resultado. ¡Mil gracias!
  • En bastantes ocasiones nuestra hija ha manifestado estados emocionales desproporcionados: una actitud quejicosa constante, tristeza incomprensible, sobre agresividad desmedida, falta de atención.... Puedo decir que después de constelar cada asunto, la mejoría de la niña ha sido prácticamente instantánea. Volvía a ser una niña feliz y adaptada, con su personalidad característica eso sí, pero sin mostrar conductas ni sentimientos limitantes. Tanto su padre como yo estamos tremendamente agradecidos a la eficacia del trabajo de las constelaciones familiares.
  • La última constelación que hice el lunes pasado, que constelamos a mi hija de 8 años, porque estaba muy rebelde, tenía problemas en el colegio, problemas de atención, se distraía con cualquier cosa, le costaba mucho centrarse en los deberes, e incluso, en saber qué deberes tenía que hacer, se le olvidaban. Le costaba seguir cualquier orden, como hacer su habitación, (se podía tirar 3 horas y no avanzaba nada). También tiene problemas con mi madre, que vive con nosotros, mi hija no la hacía caso, discutían mucho.... y sinceramente era un infierno, llamadas a mi trabajo cada media hora, escuchándolas discutir como si fueran dos hermanas y luego llegar a casa y encontrar que los deberes no se habían hecho, ni la habitación, notas de la profesora...

Hoy es miércoles, y mi hija ha empezado a cambiar su comportamiento. Ayer martes, cuando llegué de trabajar, me contó, que había hablado con su profesora y le había dicho que había empezado a cambiar, y que ahora, iba a estar más atenta en clase y a hacer sus deberes.
¡¡¡Su habitación estaba hecha!!!! Hoy hemos ido al cole y ha dejado hecha su cama, ayer se había preparado su ropa del cole, sin decírselo.
¡¡¡Gracias, gracias, gracias!!!!

  • Constele mejorar la relación con mi hija y que ella encontrara su camino, en quince días le concedieron un master de difícil acceso y marchó para hacerlo. Su enfado conmigo se pasó.