Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Un muerto te agarra

Cuando en algún ejercicio tienes la sensación, o ves, que un muerto, te agarra, aferrándose a una de tus piernas por ejemplo, te conviene hacer este ejercicio.

Se trata de un ancestro que murió sin tener el tiempo de prepararse: murió en coma, bajo anestesia o en un accidente brutal. No acepta que está muerto y no quiere estar solo en la muerte.

 

Estás en tu lugar e imaginas que el muerto está a tus pies atrapándote.

En vez de intentar escapar, le dices: me quedo contigo el tiempo que necesites.

No haces nada, sólo esperar con amor que el muerto se despegue. Es posible que necesite oír esta frase varias veces, para sentir que por fin alguien le ama y entonces es cuando acepta la muerte.

Cuando te quedes libre, te irás a la vida, lenta y silenciosamente, con mucho agradecimiento para con el muerto.