Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Tomar al padre

Es el mismo ejercicio que Tomar a la madre sólo que Pedro dice: tú haces de mí y yo hago de mi propio padre en toda su grandeza de padre.

El final necesita un paso más. Después del abrazo, lo que realmente necesita el padre es que su hijo o hija se gire hacia la vida y eche a andar hacia delante.