Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Dramas o tragedias repetitivas

Uno puede observar que en su familia se comenta que alguien se suicidó en varias generaciones, que los cabezas de familia fueron arruinándose a partir de una cierta edad, que se producen accidentes muy violentos, que los maridos mueren precozmente, que las mujeres tienen varios hijos no nacidos, todo esto en varias generaciones.

O bien, que varios hermanos sufren la misma desgracia, mostrando así la existencia de un drama anterior a los que son fieles sin saberlo.

También que una misma persona tiene una y otra vez el mismo tipo de accidentes o problemas.

Sea como sea, si intuimos que podemos estar intrincados en un grave drama anterior, nos convendrá hacer este ejercicio.

Imaginamos a ese drama anterior, aunque no sepamos de qué se trate, a distancia delante de nosotros, hacia el pasado.

La persona está delante.

Primero va alternativamente representando el drama y representándose a sí misma hasta poder sentir.

Entonces, desde su lugar la persona honra el sufrimiento que se produjo, con todo su corazón.

Amor y respeto profundo.

Cuando lo sienta, dice algunas de estas frases, muy lentamente, esperando la reacción del drama antes de decir otra:

Os veo. Veo el dolor.

Ahora todo ha terminado.

Ya está todo pagado.

Ya podéis descansar en paz.

Gracias por ser nuestros ancestros.

Cuando perciba que el drama ha muerto, se girará para avanzar hacia la vida.