Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

Cuando flaquean las fuerzas

Una crisis es siempre oportunidad de cambio.

El asentimiento a la noche oscura permite llegar a una comprensión radicalmente distinta.

Para realizar con otra persona o en visualización.

Nos centramos, hacemos una expiración larga y profunda.

Nos sintonizamos con nuestra consciencia familiar.

Nuestro destino está delante de nosotros, a un poco de distancia.

Lo miramos con respeto.

Miramos ahora mas allá, más lejos, a algo más grande. Miramos con recogimiento.

Hasta poder decir gracias.

Seguimos mirando a lo lejos con recogimiento.

Ahora podemos decir "por favor", con recogimiento.

Volvemos a mirar nuestro destino.

Le decimos SÍ, hasta poder abrazarlo.