Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

29 y 30 de Mayo, CÓRDOBA (ARGENTINA)

Taller de Nuevas Constelaciones

  • 14 horas
  • Abierto a todos
  • Horario: lunes y martes 9:30 - 13:00, 15:30 – 19:00
  • Lugar: Sociedad Menorquina - Av. Maipú 251 - CÓRDOBA
  • Organiza: Lic. Norma Hayes - norma@insconsfa.com - Celular: +54 9 351 5083830 (WhatsApp)

Carta de Norma Hayes (organizadora en Argentina)

Contenido

Trabajaremos distintos temas con las Nuevas Constelaciones Familiares, desde el Centro Vacío de los representantes. Paralelamente todo el grupo hará un trabajo de profundización en el compromiso a la vida, participando en esas constelaciones y realizando varios ejercicios para su propia sanación y crecimiento.

Brigitte dará las explicaciones didácticas que estén en resonancia con la sanación de cada caso y responderá a las preguntas que  se planteen.

La paradoja

Rechazar algo sólo sirve para que ese algo crezca.

Temer algo es atraer ese algo.

Solamente el asentimiento nos libera de las cargas y permite que se inicie el cambio.

(…)

Para que nuestros problemas nos hablen, primero hemos de aceptarlos. Aceptar todos los límites que configuran nuestro destino. Sólo entonces la vida se volverá a poner en marcha.

En el problema está la solución, está la vida.

¿Qué es el destino desde el punto de vista de las constelaciones?

Nuestras vidas están determinadas por nuestro sistema familiar, y los demás sistemas a los que pertenecemos. Una observación sistémica a la que no nos podemos sustraer es la siguiente: los más pequeños han de terminar lo que sus mayores no terminaron. Toda emoción sigue un ciclo que permite acabar en paz y adaptado a un nivel más alto de la realidad. Si un enfrentamiento no ha llegado a la reconciliación, si no se ha agradecido un favor, no se ha terminado de llorar un muerto, un descendiente tendrá que vivir este mismo conflicto, hasta que se resuelva. Nuestro destino está marcado por varias fidelidades a ancestros que no acabaron algo. Y sus conflictos serán nuestros conflictos mientras nos neguemos a asumirlos.

Cada día nuestro destino varía, se hace más llevadero en cuanto asumimos algo y empeora cuando lo rechazamos…

Por lo que el primer requisito antes de plantearse una constelación es asentir a lo que nos toca y responsabilizarnos de la consecuencia de todos nuestros actos, emociones y pensamientos.

(…)

La constelación no va a ir más allá de lo que uno pone. En el equilibrio entre dar y recibir, para poder recibir un regalo de la vida, antes hay que darle algo a esa misma vida: agradecerle ser como es y renunciar a la queja. El cambio será proporcional a nuestra renuncia.

(…)

Por otra parte, no existe sanación individual, la sanación es de todos. La solución es necesariamente una solución buena para todos. Por lo que nos podemos olvidar de los detalles de lo que queremos conseguir. Sólo las fuerzas de sanación saben cuál puede ser la solución buena para nosotros. Y nuestra apertura a la vida como es permitirá que se desarrolle una solución totalmente inesperada y buena para todos.

(…)

Sobre la representación: la constelación no es psicodrama, no es emocional, no hay que representar nada. Podríamos decir que es una terapia corporal, se trata de dejarse llevar por algo que impulse nuestro cuerpo independientemente de nuestras emociones o de nuestro dialogo interno. Es una meditación activa.

Los participantes se recogen internamente, como para estar en estado de meditación y a partir de ese momento sólo se dejan guiar por algo que va a empujar sus cuerpos sin que sepan por qué. Cuanto más lento es su movimiento, más sanador  va a ser. La calidad de la constelación depende mucho de la calidad de la representación: el representante en estado meditativo, sin pensamiento, se deja llevar por un movimiento, que es siempre un movimiento de reconciliación y de sanación.

Es importante recordar que el representante no tiene NADA que ver con lo que va a representar. Es tomado por un movimiento del que simplemente se hace el canal, el eco. En profundo silencio y respeto.

Desde el centro vacío y el asentimiento a todo como es, el grupo de asistentes se pone a disposición de la sanación de la persona que se constela, dejándose actuar por el campo, en completo silencio y sin saber lo que representan la mayoría de la veces. Cuando Brigitte lo siente, la persona introduce frases sanadoras o se pone en sintonía con algo o con alguien.  La dinámica interna de la familia se va mostrando, la intrincación surge.

A partir de ese momento el constelador sentirá la necesidad de pasar a otro nivel: ver todo, honrar y agradecer a todos los ancestros, todos los destinos y entregarse ya a la vida, despidiendo el pasado con agradecimiento y eligiendo la vida.

Cuando el cliente elige la vida todo empieza a sanarse. Todos, incluyendo los muertos, experimentan un cambio radical. Lo podemos llamar un salto cuántico o cambio a una nueva realidad que va acompañada de una apertura de la conciencia. Más conciencia para más vida.

Nos damos cuenta que hablar de la visón cuántica de la vida es vivir el amor del espíritu desde el nuevo paradigma. Actitud cuántica y entrega al amor del espíritu o al Centro vacío  es lo mismo…

Desarrollo del taller

Todo el grupo se va a ver involucrado en diversos ejercicios sistémicos - para todos - y constelaciones - de algunos de los presentes -, de modo que cada uno va a experimentar sanación de distintas formas a lo largo de todo el taller.

El centro vació al que cada uno se ha entregado va a velar por las tomas de conciencia y la sanación de cada uno. Cada uno participará con su resonancia y sus elecciones frente a la vida, creando así un gran campo en el que toda sanación será sanación de todos.

Las preguntas permitirán enriquecer la comprensión y la información.

Trabajaremos distintos temas con las Nuevas Constelaciones Familiares o Constelaciones Cuánticas, desde el Centro Vacío de los representantes. En estas constelaciones la presencia del grupo, y la resonancia de los presentes, se transforma en la gran fuerza de sanación que, junto con las decisiones del cliente, sanarán las intrincaciones y los sufrimientos de los ancestros. Paralelamente todo el grupo hará un trabajo de profundización en el compromiso a la vida, participando en esas constelaciones y realizando varios ejercicios para su propia sanación y crecimiento.

Brigitte dará las explicaciones didácticas que estén en resonancia con la sanación de cada caso y responderá a las preguntas que se planteen sobre estas nuevas constelaciones.