Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

3-4-5 de Marzo, MADRID

Padres e hijos. Hijos con dificultades

Todos hemos sido hijos con dificultades y carencias

Somos vida.

Al tomar incondicionalmente a nuestros padres como progenitores, tomamos incondicionalmente la vida y nos realizamos plenamente como seres vivos. La vida que experimentamos es proporcional a nuestra incondicionalidad y devoción hacia nuestros padres. El nacimiento: nuestro punto de partida…

Cada uno podrá constelar su nacimiento o el de uno de sus hijos. La infancia es nuestro camino adulto de crecimiento.

Este taller repercute sobre todos los aspectos de nuestra vida actual

Contenido: El orden sistémico. Los órdenes del amor entre padres e hijos. El orden en la familia reconstituida, compensar los desequilibrios. Hijos con dificultades. Agresividad y movimiento interrumpido. Los traumas del nacimiento. Familiares de un discapacitado. Los hermanos y sus destinos. Madres embarazadas, constelar al feto. Concepción asistida. Los abortos. La esterilidad como destino. La adopción.

  • Curso de 14 horas
  • Abierto a todos
  • Apuntes disponibles en el Área Privada de cada uno
  • Precio: 170 €.
  • Horario: Viernes de 17:00 a 20:30, Sábado de 10:00 a 13:30 y de 16:00 a 19:30, Domingo de 10:00 a 13:30.
  • Inscripción: tlfns: 914 25 23 29/ 615322920. info@insconsfa.com
  • Reserva: 70 € en Santander IBAN: ES02 0049 2661 42 2514406419 titular Brigitte Champetier de Ribes.
  • Lugar: Hotel Weare Chamartín, calle Agustín de Foxá S/N, metro y estación de tren: Chamartín. El hotel ofrece un descuento del 10%  para clientes del Instituto que se alojen en el Hotel. :

    REF: INSCONSFA
    TLFNO: 91 334 49 29 ó
    E-MAIL: reservas.chamartin@weare-hotels.com

    RESERVAS SUJETAS A DISPONIBILIDAD Y CONFORMIDAD POR PARTE DEL HOTEL.
    PAGO DIRECTO POR CADA CLIENTE EN EL HOTEL.-

Extracto de los apuntes

“Los hijos son la vida que los padres han creado en su abrazo.
Nuestra relación a nuestros padres es nuestra conexión base.
Cada hijo es una fusión única de sus dos padres.

Somos vida.
Al tomar incondicionalmente a nuestros padres como nuestros progenitores, tomamos incondicionalmente la vida y nos realizamos plenamente como seres vivos.

La vida que experimentamos es proporcional a nuestra incondicionalidad y devoción hacia nuestros padres.”

“Liberar a los hijos es prioritario, pues tienen como destino llevar los vínculos arcaicos pendientes (los que nadie ve o que pesan demasiado sobre los padres) de la consciencia familiar y por lo tanto su sufrimiento puede ser muy grande. Y no tienen autonomía para liberarse de estos vínculos arcaicos.
Mientras son dependientes de los padres sólo pueden vivir la pertenencia a su familia, la adhesión incondicional a los valores y hábitos de los padres. Sólo pueden imitarlos.”