Instituto de Constelaciones Familiares / Brigitte Champetier de Ribes

3 a 5 de Febrero, Ciudad de México

La Enfermedad física y mental, con la Nueva Medicina de Hamer y las Nuevas Constelaciones

Contenido

Nueva medicina y Constelaciones Familiares. Las dinámicas y decisiones inconscientes que causan nuestras enfermedades. Sanar desde las Nuevas Constelaciones. Enfermedades graves. Trastornos de la alimentación. Enfermedades graves, enfermedades genéticas, enfermedades degenerativas. Las enfermedades cardiovasculares. El dolor. Los tratamientos agresivos. Extracciones, trasplantes, nuevas aportaciones médicas. Trastornos mentales. La enfermedad en los niños

  • Curso de 18,30 horas
  • Apuntes disponibles en el Área Privada de cada uno
  • Horario: viernes y sábado 10 -13:30, 16 – 20, domingo 10- 13:30
  • Lugar: Centro De Convenciones, Calle Moras 519
  • Organiza: Teresa Veana, tevema@hotmail.com, tlf.: 01 777 3199856 cel: 777 2192385

Extracto del libro de Brigitte Champetier de Ribes “Constelar la enfermedad desde las compresniones de Hellinger y Hamer”.

La enfermedad es un movimiento del amor del espíritu que nos lleva hacia la vida, deshaciendo el largo camino que hemos seguido para alejarnos de ella. La enfermedad sólo aparece cuando nos hemos negado una y otra vez a afrontar conflictos, con los que la vida nos retaba hacia más.

(…)

El amor del espíritu es amor a los opuestos como son. Es la fusión de los opuestos. Es reconciliación. Necesita los opuestos para su posterior reconciliación. El amor del espíritu crea las condiciones de ese amor mayor, o sea las condiciones de su propia existencia: crea opuestos para que se combinen y al combinarse originar esa energía superior. La enfermedad es una de las dinámicas del espíritu, es una dinámica de reconciliación generadora de salud, de Energía y de Amor del espíritu.

La enfermedad es el resultado de nuestro rechazo a la vida y a la vez una propuesta de solución tanto de nuestro sistema familiar como de nuestro sistema corporal.

(…)

La enfermedad nos muestra siempre a alguien o algo que fue excluido. Su mensaje es “el espíritu que te lo ha dado todo te pide que reincluyas a alguien que fue excluido por ti y por un ancestro, para poder seguir adelante con plenitud”.

Como todo sistema vivo, la consciencia familiar busca mantener su equilibrio y utiliza mecanismos “ciegos” de compensación cuando el equilibrio está en peligro.
Cuando alguien se coloca por encima de la consciencia familiar, rechazando a otro con su desprecio y sobre todo cuando este desprecio ha causado la muerte, la consciencia familiar crea un fenómeno que recuerda esta exclusión, que materializa el desprecio y quede a la vista de todos para que se pueda reparar.

Y uno de estos fenómenos es la enfermedad.

La enfermedad en sí es temida, despreciada, desterrada u olvidada por los “sanos” como lo fueron los excluidos por los “buenos”. Y el enfermo tiene el mismo rechazo, enfado y desprecio como aquellos “buenos”. El dúo enfermo-enfermedad muestra, varias generaciones después si hace falta, el desorden que trabó la transmisión de la vida en esta consciencia familiar. Es el espejo del dúo excluidor-excluido creado y querido por el espíritu para introducir más fuerza y amor en ese campo gracias a la reconciliación esperada entre perpetrador y víctima. Y al no darse esa reconciliación se espera que el espejo, por compensación, se reconcilie con su enfermedad y su vida para que se produzca esa inyección de energía en el campo.
(…)

El Dr Hamer descubrió que cada emoción se relaciona con una parte determinada del cerebro, y con el órgano correspondiente que rige esta parte del cerebro.

(…)

De este modo el cuerpo nos muestra la causa del desarreglo pidiéndonos que lo entendamos y le hagamos frente. En las constelaciones la aparición de un dolor o de una sensación particular en alguna parte del cuerpo pide la frase que le sanará en el acto: por ejemplo, el representante siente dolor en el hombro derecho, el constelador le pide que diga “asumo mi culpa como pareja”, la relación con la pareja se sana y el dolor desaparece. Nuestro cuerpo, a imagen de nuestro sistema, disfruta de un nuevo orden, una nueva salud y plenitud.

Desarrollo

Empezaremos con una exposición de las bases de la Nueva Medicina de Hamer y de su fusión con lo sistémico. Luego participaremos en la constelación cuántica de las enfermedades de algunos de los presentes, haremos ejercicios para que todos puedan acercarse a la Salud, y finalmente habrá un espacio para que cada uno pueda constelar su tema particular.