Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Editorial

Septiembre 2006

La felicidad plena

“¡Qué sencillo es!” dicen muchos de los que han asistido por primera vez a las constelaciones familiares. En una de ellas, un hombre escoge dentro del grupo unas personas totalmente desconocidas para representar a sus padres y hermanos, a él también, las configura en el espacio y luego toma asiento. De repente se le abren los ojos: “¿Qué? ¿Esto es mi familia? Me la imaginaba muy diferente”.

¿Qué pasó? Todos miran en la misma dirección. Él mismo, o sea su representante, se mantiene a distancia de su familia. Cuando se le pregunta al representante cómo se siente, resalta que siente la falta de algo. Entonces coloco a alguien delante de ellos, ahí adonde miran. Sus caras se alivian. Les va mejor.

Eso era una constelación típica. Más sencillo, no existe. ¿Pero qué es lo que realmentesurgió? El hombre contó que había tenido un hermano, muerto poco después de nacer. En su familia no se lo mencionó nunca, cómo si no perteneciera más.

“Plena” significa “completa”

Mi felicidad es plena cuando todos los que pertenecen a mi familia encuentran un lugar en mi corazón. Si se excluye o se olvida a alguien, tal como en el ejemploanterior, pues en nosotros y en nuestra familia empieza la búsqueda de esta persona. Percibimos que algo nos falta pero sin saber exactamente donde debemos buscar. Una búsqueda de estas a veces lleva a la adicción, a veces también a la busquedade Dios. Sentimos en nosotros un vacío y lo queremos rellenar.

¿Quién falta?

Podemos comprobar en nosotros si falta alguien. Tomemos cinco minutos y cerremos los ojos. En nuestro interior vamos hacia cada miembro de nuestra familia. Le miramos a los ojos, también a los que ya han muerto. Les decimos:”Te veo, te presto atención y te doy un lugar en mi alma”. En seguida podemos percibir cuánto más llenos nos encontramos.

A la vez, sentimos si alguien falta. Alguien que fue olvidado, alguien que la familia consideraba un peso y del cual se quería deshacer. A ellos también miramos a los ojos y les decimos:”Te veo, te presto atención. Te quiero. Te doy en mi corazón el lugar que te corresponde.”

De nuevo sentimos el efecto de aquello en nosotros y la manera cómo nos llenamos.

La salud integral

Uno de los conocimientos mayores surgido de las constelaciones familiares está relacionado con nuestra salud, una salud integral.

Muchas enfermedades representan a personas que nuestra familia o nosotros mismos quisimosalejar,olvidar o excluir. También esto podemos comprobarloen nuestro interior. Tomemos otros cinco minutos y cerremos los ojos.

Entramos en nuestro cuerpo y sentimos dónde duele, dónde está enfermo. ¿Cuál es habitualmente nuestra respuesta a un dolor o a una enfermedad? Pues nos queremos deshacer de ello, igual que quisimos deshacernos de una persona.

Ahora andemos por el camino opuesto.

Tomamos lo que nos duele, lo que está enfermo y con amor le damos un lugar en nuestro corazón. Le decimos:” Puedes quedarteconmigo. En mí puedes encontrar paz”. Esperamos entonces, observando el efecto que tiene esto en nuestro cuerpo y lo que se libera. A menudo se va un dolor y nos sentimos aliviados.

El paso siguiente es detectar a quién mira este dolor y esta enfermedad. ¿A quién hemos olvidado o excluido, a quién hemos hecho una injusticia, nosotros o nuestra familia?

Al tiempolo sabemos o lo intuimos. Junto con nuestro dolor y nuestra enfermedad le miramos y le decimos:”Ahora te veo. Ahora te presto atención. Ahora te quiero. Ahora te doy un lugar en mi corazón”.

¿Cómo nos sentimos ahora? ¿Y nuestra enfermedad? ¿Y nuestro dolor?

Aquí también “pleno” significa “completo”.