Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Editorial

Revista Hellinger, Mayo 2005

Ayuda a la vida

Yo, Bert Hellinger, celebro mis 80 años.

Y deseo comentaros varias cosas.

Por ese motivo he decidido publicar la “Revista Hellinger”, como una ayuda a la vida.

Aquí estoy, de nuevo…

…como Presidente de las Constelaciones Familiares y tomo mi lugar de líder.

…como formador para consteladores.

Por primera vez, propongo – con mi esposa – unos cursos de formación para consteladores.

…como animador de seminarios de formación para los consteladores avanzados.

…como profesor para todos los que deseen encaminarse hacia un recorrido personal de toma de consciencia.

Bienvenida

¿Cómo nació esta revista?

Las Constelaciones Familiares han pasado por muchas manos desde la época de su creación, frecuentemente para bien, pero frecuentemente también para mal.

Por ejemplo:

Cuando alguien que se aparta considerablemente de mis tomas de consciencia y de la práctica que mana de ellas utiliza mi referencia y mi nombre.

Por ese motivo considero de utilidad tomar posición yo mismo, rectificar malentendidos y corregir falsificaciones.

Pero ante todo me gustaría proponer a mucha gente una ayuda para la vida, más allá del campo de la psicoterapia y unas propuestas sobre cómo tener éxito con mayor facilidad en el amor y en la vida de cada día.

¿Qué encontrará en esa revista?

1. Para uno personalmente:

Una orientación con respecto a las cuestiones sobre el amor.

Sobre el destino personal y la sabiduría de la vida.

2. Indicaciones para actuar, como por ejemplo:

¿Cómo ayudar a los niños?

Cómo profundizar o renovar las relaciones.

¿De qué manera el pasado puede estar al servicio del futuro?

3. Respuestas a preguntas candentes:

Allí se tratará siempre de temas muy precisos, con una panorámica sobre las posibilidades

inmediatas.

Prefacio de Maria-Sophie Hellinger

En su época, Giordano Bruno fue considerado como el mayor herético y criminal más grande de todos los tiempos. Fue condenado a morir en la hoguera por haberse atrevido a proclamar que la tierra no era el centro del mundo, que los planetas no giraban alrededor de la tierra sino del sol.

¡Hace quinientos años! Hoy en día ¿las cosas han cambiado? Sí. Hoy ya no se manda a nadie a la hoguera.

Sin embargo, si alguien osa ir hasta el límite de lo pensable, sigue siendo considerado un herético y muchos lo viven como una provocación. Para algunos incluso, esa audacia resulta totalmente insoportable.

Bert Hellinger ha avanzado hasta este límite, lo ha franqueado y ha percibido otra realidad. La ha vivido. La ha experimentado enseñándonosla posteriormente en sus talleres. No puede "dar" esa realidad a nadie, pero sí puede, en sus talleres, crear un campo energético que permite que otros perciban la trama viva de esa otra realidad. Esto exige una actitud muy particular y algunos, tras experimentarlo, cambian profundamente.

Bert Hellinger se ha atrevido a sacar a la luz una dimensión hasta ahora no perceptible a pesar de sus efectos letales.

Para muchos esta nueva dimensión presenta una virtud valiosísima, para otros por el contrario es un escándalo. Se produjeron fuertes tensiones.

Pero sólo a través de de los que se atreven a ir más allá de lo acostumbrado, más allá de las normas, puede asomarse algo nuevo. Allí donde no ocurre nada nuevo, donde nos bastan las cosas bien ordenadas, rápidamente nos aburrimos.

Bert Hellinger es un maestro en esa actitud interior sin juicio moral, capaz de inclinarse ante la realidad tal cómo se presenta a nosotros. Se hace uno con esa realidad, la utiliza de modo respetuoso para después retirarse de ella, dejándola tal y cómo era, pura e intocable.

Aún cuando ningún ser humano puede dar algo de esa realidad a otro, estoy convencida de que Bert Hellinger nos ha entregado algo muy importante y que, a través de él, podemos aprender cosas esenciales:

¿De donde nos viene la vida?

¿Cómo asentir a ella?

¿Cómo llegar a la paz y al éxito?

Maria-Sophie Hellinger