Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Hellinger Sciencia

Revista Hellinger, Marzo 2008

Meditación

Cerrad los ojos. Nos dirigimos a nuestra familia y a todos los que pertenecen a ella. Nos colocamos en nuestro lugar, precisamente en nuestro lugar. Ahí nos quedamos. Percibimos el vínculo con cada uno y sentimos cómo los destinos de esta familia nos esperan, cómo esperan algo de nosotros, que al final trae paz.

Mientras nos abrimos a todos, así como a sus destinos, permaneciendo en nuestro lugar, esperamos hasta que al cabo de un rato, podemos decir a todos una frase, nuestra frase. No decimos la frase sólo para ellos, esta frase nos abarca también. No somos nosotros quien les decimos la frase, porque la frase que nos es ofrecida nos afecta también. Y gracias a que la frase nos afecta y que podemos asentir a ella, todos se encuentran aliviados. Esta frase nos vincula en lo más profundo a todos ellos.

Después de un momento: Quizás habéis encontrado una frase así. Os doy un ejemplo para una de estas frases. Alguien dice, mirando a todos: Me quedo. Otra frase sería: ¡Qué lindo que seáis tantos!