Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

HellingerSciencia

Revista Hellinger, Marzo 2007

La Hellinger Sciencia, deliberadamente escrito así, es una ciencia universal en el sentido original de filosofía. Es la ciencia universal de los órdenes que rigen la vida humana en sociedad, originándose en la familia, es decir en la relación hombre-mujer y luego padres- hijos, incluyendo la educación y alcanzando los órdenes en el trabajo, en la profesión y las organizaciones así como los órdenes entre grupos rivales como pueblos o culturas.

Igualmente, es la ciencia universal de los desórdenes que, en la vida comunitaria, lleva a conflictos y separa a la gente en lugar de reunirla.

Estos órdenes y desórdenes se propagan a los cuerpos y juegan un papel importante en el génesis de las enfermedades y en la salud anímica, mental y física.

¿Porqué nombrar esta ciencia “Hellinger Sciencia”? Pues Hellinger ha alcanzado estos conocimientos y los ha descrito. Los ha testado en la práctica y los ha expuesto al público. Así fue como muchos han podido constatar los efectos de estos conocimientos sobre si mismo tanto en sus relacionescomo ensu modo de gestionarlas. A raíz de esto podemos ver que se trata de una ciencia.

La Hellinger Sciencia es un conjunto en movimiento. Esto significa que sigue desarrollándose continuamente, incluso gracias a la experiencia y a los descubrimientos de muchos otros que se han entregado a ella y a sus efectos. Tratándose de una ciencia viva, no cabe en un molde académico en el sentido de una asignatura definitivamente elaborada y luego enseñada y aprendida como tal. Tampoco se la puede someter a controles de efectividad, juzgándola con parámetros que le son ajenos y justificándola a través de ellos. Sus justificaciones son sus efectos y su éxito. Bajo todo punto de vista es una ciencia abierta.

La dimensión espiritual

La Hellinger Sciencia lleva consigo una dimensiónmás, la dimensión espiritual. Esta últimanos empuja más allá de los conocimientos directamente comprensibles respecto a los órdenes y desórdenes en nuestras relaciones. Únicamente a través de aquella dimensión se puedenpercibir su sentido universal y los efectos que de ella emanan en todos los ámbitos de la existencia.

¿Qué es este conocimiento del espíritu y cuales son sus dimensiones? La observación es la herramienta para descubrirlo y detectar sus efectos: nada de lo que existe se mueve por sí solo. Todo es movido por algo que viene de más lejos. Aún si aparentemente algo se mueve por iniciativa propia, al igual de todo lo que vive, su movimiento no puede originarse en si mismo. Cada movimiento, tratándose de todos los seres vivos, se inicia en un movimiento de afuera y sigue movido por él ininterrumpidamente a lo largo de lo que dure su vida.

Algo más pide un instante de reflexión

Cada movimiento, sobre todo cada movimiento vivo, es un movimiento consciente.Estopresupone una consciencia presente dentro de aquella fuerza que lo mueve todo. En otros términos: cada movimiento es un movimiento intencional. El movimiento se mueve por ser así la intención de aquella fuerza, obedeciendo al modo como esta fuerza lo pide.

¿Entonces, quéhay en el origende todo movimiento? Un pensar, que lo piensa todo tal como es.

¿Y sus consecuencias?

Para este pensar no existe ningún movimiento que no haya surgido por su voluntad, tal como es y tal como se mueve. Cada movimiento es en realidad un movimiento de este pensar del espíritu. Por lo tanto, nada se detiene respecto a este pensar. Todo lo que existió sigue siendo pensado en el presente y el futuro tal como el espíritu lo desea. Al ser concebidos simultáneamente por él, el pasado se aplica al futuro en todos los respectos. El pasado prolonga su movimiento en el futuro y alcanza allí su perfección.

El futuro se vuelve entonces pasado y se mueve hacia su propio futuro de la misma manera. Es difícil imaginar que este pensar que lo mueve todo deje de fluir.

Así pues, ya que no existe nada que no sea primero concebido por él,tampoco nada puedeexistir después de él. ¿Qué o quién podríapensar, después de él?

Frente a este pensar, muchas de nuestras ideas o creencias pierden su razón de ser. Por ejemplo, la creencia de un libre albedrío, la creencia de la responsabilidad individual. Y quedan caducos muchos de los valores y de las diferencias que son pilares de nuestra cultura.

Aquí, me refiero en primer lugar a la diferencia entre bien y mal, entre justo y errado, entre elegido y rechazado, entre arriba y abajo, superior e inferior, mejor y peor, y finalmente entre vida y muerte.

Sin embargo nos cruzamos una y otra vez con estas polaridades, incluso las vivimos. ¿No serán ellas también concebidas y deseadas por este espíritu, tal como son?

Hay que detenerse a pensar: el pasado y el futuro no son la misma cosa. El pasado está en camino hacia el futuro. Por lo tanto, en nuestra experiencia hay un antes y un después, un más y un menos.

¿Quémás, quémenos?

Menos consciencia o más consciencia

Nos ubicamos en un movimiento que nos lleva de ser menos conscientes a ser más conscientes. Nos encontramos en un movimiento de menos consciencia, en armonía con el espíritu y sus amplios movimientos, movidos hacia más consciencia, siempre en acuerdo con él. Lo que cualitativamente nos aparece como más o menos es para el espíritu impensable. Para él no existe el más o el menos. No obstante este movimiento, en lo que se refiere a nosotros, está pensado así por el espíritu que lo habita. El movimiento que nos lleva es concebido de cierta forma por el espíritu, a pesar de lo que nos exige en el camino hacia un incremento de consciencia.

¿Quién logra este aumento de consciencia, quién logra este progreso, en armonía con la consciencia del espíritu?

¿Lo podemos lograr nosotros mismos y conseguirlo en esta vida, o talvez en muchas otras vidas?

¿Están acaso todos los hombres pasados, presentes y por venir juntos en este camino, para alcanzar juntos este nivel de consciencia?

¿Lo alcanzaremos juntos o aisladamente, llevados por todas nuestras experiencias pasadas y futuras?

La libertad

Evidentemente nos sentimos libres en muchos aspectos. Evidentemente llevamos responsabilidad por nuestros actos y sus consecuencias. Pero sabemos también que existe otra fuerza, una fuerza espiritual que concibe, desea y mueve nuestra libertad, responsabilidad y culpa de tal modo que las experimentamos como siendo propias.

¿Y aún así, lo manejaríamos todo de otra forma? ¿Seríamos capaces de manejarlo de otra forma? ¿De dónde sacaríamos la fuerza para movernos y actuar de otra forma?

¿Qué nos queda por hacer entonces, en todo esto?

Pues, actuar como antes y asentir a nuestra libertad, a nuestra responsabilidad, a nuestra culpa y a nuestro pasado con todas sus consecuencias tal como son y tal como los experimentamos.

A la vez, vivimos este consentir como un aumento de armonía consciente con el espíritu que lo mueve todo. Lo percibimos también como un acrecentamiento de consciencia, tanto para nosotros como para todos los que llevan con nosotros los frutos de nuestra libertad y responsabilidad, así como los que han sido arrastrados en el cauce de nuestras acciones y de nuestra culpa.

Estos numerosos seres humanos experimentan el mismo evento de manera diferente. Pero cuando a través de ello perciben su libertad y su no-libertad contigüas,alcanzanunplusde consciencia, tal

vez incluso unplusde armonía con el espíritu que lo mueve todo.Alcanzanunplusde consciencia que les afecta tanto como afecta a muchos otros en su avance hacia una consciencia ampliada, llevándoles un paso más adelante.

Las preocupaciones

En esta dimensión del espíritu las preocupaciones dejan de subsistir, incluso acerca del futuro de la Hellinger Scienciaquenace de un movimiento del espíritu, concebida y pensada por él, y permanece en movimiento así como el espíritu lo tiene pensado, independientemente de la aprobación o desaprobación de otros. En calidad de ciencia universal, demuestra su verdad en cualquier de los casos, por sus efectos.

¿Quéhayde las preocupaciones, entonces? Las que surgen acerca de nuestro futuro, del futuro de otras personas y del mundo. ¿En cualquier casos, no son las preocupaciones absurdas?,¿en qué permiten cambiar o impedir algo? Se oponen al espíritu, como si tuvieran una existencia autónoma.

De otra naturaleza es la preocupación que nos impulsa en acuerdo con el movimiento del espíritu. Es una preocupación surgida de una solicitud al servicio del mundo, movida por el espíritu. Está en acuerdo con él. Esta preocupación se encuentra en armonía con los órdenes de la vida, su comienzo y su fin.

El futuro

En acuerdo con el pensar de este espíritu, todo futuro es, para nosotros, ahora. El espíritu lo piensa todo ahora. En la dimensión del espíritu muere la preocupación acerca de lo que viene. El paso siguiente nos es indicado ahora, cuando estamos armonizados con el espíritu. El paso siguiente existe y con él existe un futuro. Para nosotros este futuro es ahora.

La Hellinger Sciencia es una ciencia para el presente. Todos sus conocimientos actúan ahora y en el acto. Cualquier resistencia a estos conocimientos actúa igualmente ahora y en el acto. Así es como se ve que la Hellinger Sciencia es una ciencia de nuestras relaciones de ahora.

El amor

Afin de cuentas, la Hellinger Sciencia es una ciencia del amor. Una ciencia universal del amor. Es la ciencia de todo amor que lo abarca todo de igual manera.

¿Cómo lograr este amor?

Se logra en la armonía con el pensar del espíritu que lo mueve todo a su manera. Se logra en la consciencia de la armonía con el movimiento de este espíritu. Este amor sabe amar y sabe hasta donde puede avanzar. Lo sabe por estar atento a la consciencia del espíritu y en armonía con él. Este amor es puro, tal como la consciencia que está siguiendo. Es puro por ser movido por otro pensar. Es un amor sabio, un amor sabio y puro.

Por lo tanto es un amor creador, siempre al unísonocon el pensar del espíritu. Este amor es una ciencia, una ciencia universal. Y como tal, sus efectos son universales. Este amor actúa porque es verdadero.