Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Ayudar a los hijos

El nombre propio

Participante: durante el ejercicio anterior, me he sentido muy impactada. Mi madre me acaba de contar que tengo una hermana melliza que no vivió. Tenía nombre. Luego me he percatado de que mis dos hermanas menores llevan el mismo nombre que ella. De repente me doy cuenta que a causa de esto hay un desorden en mi familia. La una en lugar de la segunda, la otra en lugar de la primera.

Hellinger: Cuando un segundo hijo lleva el nombre de un hermano muerto, este hijo primero está como excluido. Con consecuencias difíciles. Cada niño debe recibir su nombre propio. Es importante. Es importante para tus hermanas que reciban su nombre propio. Tal vez tienen un segundo nombre que pueden colocar en primero, de modo que sea claro. El niño muerto recupera así su lugar en la familia, guardando su nombre. Lo puedes hablar con tu madre. Y con tu padre también.

¿Qué se puede decir a los hijos respecto a abortos y muerte en el parto?

Participante: ¿Cómo comentarles a los hijos, cuando hubo un aborto? ¿Cómo incluirles cuando nació muerto un hermano? Tal vez más aún en caso de aborto. Sólo sé que solías decir que esto no debe caer a los oídos de los hijos.

Hellinger: Es lo que pensaba anteriormente. Pero la experiencia ha demostrado que no se puede ocultar nada porque el niño ya lo sabe y es necesario incluirle en esto. La pregunta es: cómo hacerlo de modo apropiado. Te doy un par de imágenes.

Supongamos que es el cumpleaños de un hijo. Pones la mesa y dejas un lugar libre, para el hijo que no está. Luego dices:”Tuve otro hijo del que he abortado”. Esto lo dices con toda claridad. Y sigues:”Pero en mi corazón tiene un lugar ahora, él pertenece a la familia. Lo podéis mirar como vuestro hermano. Él os mira con cariño. Vosotros, miradle con cariño, yo lo hago también”. Entonces está dicho y no se vuelve a comentar. Sólo se dice esto una vez, de esta manera, sin afectación. Más bien como un detalle.

Bueno, esto es tan sólo un ejemplo. Quizás se te ocurre otra cosa, que sea adecuada para ti. Depende también de la edad de los hijos. Si son adultos, se puede hablar de ello abiertamente. Con los hijos, más bien así como te dije.

Participante: ¿Y con los que murieron al nacer sería igual?

Hellinger: Sí, diría que sí. Por ejemplo: “Aquí había dos hijos aún, pero no han vivido”. Y añades:” Así es la vida. Vida y muerte van estrechamente de la mano”.