Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Respuestas a cartas de los lectores

Respecto a las crisis en la relación de pareja

La sinceridad

"La mayoría de las veces, la presunta sinceridad se utiliza como un arma y, por lo tanto, no vale gran cosa. Aparentemente, tú no soportas demasiada intimidad con tu mujer. Ella debería pues permitirte algunas reservas cada vez que le expreses tu afecto. Esto será como una concesión por su parte y podrá pedirte un pequeño regalo".

La simplicidad

"Tu marido y tú discutís y dais argumentos para perder o ganar. Tener o no razón no tiene mayor importancia.

Ríndete a la evidencia: seguir juntos o separarse no es bueno ni malo, no es ni un logro ni un fracaso. Quizá la solución para vosotros se encuentre en algo totalmente modesto, habitual y sencillo".

PS. No des demasiada importancia a tu valor".

Proyectos secretos

"Algunos no acaban de comprender que incluso lo que piensan y elaboran en secreto, ejerce influencia en un sistema, sobre todo si está en contradicción con lo que dicen y hacen".

Mientras tanto…

"Tu cónyuge te muestra claramente que no se decidirá por ti y harías bien tomándotelo en serio. Pero puedes aprovechar plenamente vuestra relación el tiempo que dure".

Relaciones extraconyugales con el pensamiento

"Mi impresión es que estás retirándote de tu relación de pareja. Una parte de tus contactos espirituales con el exterior poseen las características de una relación extraconyugal, incluso si es de una forma más o menos oculta.

Hay tres soluciones posibles:

O sigues siendo fiel a tu marido, con todas las consecuencias, sobre todo la de dar (de ti misma)…

… o te separas de él, también con todas las consecuencias, entre otras la de financiar tú misma tus necesidades…

… o bien estás de acuerdo con la situación actual reconociendo que, en cierta forma, explotas a tu marido y renunciando a los reproches que te gustaría hacerle.

Esta última solución me parece la más adaptada.

Tienes derecho a rechazar lo que acabo de escribirte: sólo es válido si corresponde a lo que percibes de ti misma en tu interior o si ello te ayuda a mirar la realidad más de cerca.

Un saber que va más lejos de lo necesario para poder actuar, paraliza la acción".

Quedarse centrado sin actuar

Se puede confiar en que muchas cosas van a evolucionar si se deja de actuar: si, por ejemplo, dentro de ti, dejas libre a tu marido y también a tu hijo. Si te quedas centrada sin actuar directamente, quizá nazca una fuerza positiva en ellos".

La seriedad

"Tu marido te dice que ya no te quiere. Tómalo en serio e inicia el proceso de divorcio. Él debe encontrar un sitio para vivir y trasladarse. Sólo si no quiere hacerlo, puedes tomar tú la iniciativa".