Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Sobre Campos Morfogenéticos, Alma, Espiritu.

Bert Hellinger y Ruppert Sheldrake en Wiesloch
Alemania, 1999

Ruppert sheldrake

Pienso que la primera vez que me di cuenta del potencial de las memorias de las familias que surge del trabajo terapéutico, fue cuando coincidí con Anne Ancelin en París, hace ya bastantes años. Me habló de una serie de cosas que ella había descubierto a través de su trabajo. Me pareció muy sorprendente cómo se acarrean las memorias en los campos del grupo, -mi propio trabajo es sobre los campos y los campos de la memoria-, me quedé realmente atónito con estos ejemplos. Quería saber cómo esto puede ser comprendido de una manera más sistémica. En su nuevo libro, “Las respuestas al síndrome”, está este desarrollo. Es ésta una fase muy interesante de su trabajo.

En cuanto al trabajo de Bert, supe de el por primera vez aquí, en Alemania. Muchos de mis amigos alemanes me decían “Tienes que saber más sobre el trabajo de Bert Hellinger, seguro que te interesará mucho”. Me lo dijeron tantas veces, que cuando me enteré que venía a Londres, mi mujer y yo fuimos a su taller. Me quedé muy sorprendido con lo que vi. He trabajado mucho con la idea de los campos morfogenéticos en los grupos sociales de animales, su influencia en su desarrollo biológico y ahí, en el escenario delante de mí, vi esas constelaciones familiares. Estaba perfectamente claro que esos eran los campos de las familias que, de hecho, estaban actuando delante de mí en una especie de obra teatral, de forma ritual, con una cualidad curativa impresionante.

Mi propio trabajo es sobre estos campos que conllevan interrelaciones en el espacio e implican memorias del pasado. Hay muchas teorías sobre campos que proponen interrelaciones en el espacio, pero no contemplan las memorias. Estaba claro que aquí había una teoría de campos con una clara memoria en ella.

Al proceso que hace que surja esa memoria, yo lo denomino resonancia morfogenética.

Fué para mi impresionante ver los campos morfogenéticos realmente en acción. No como un concepto abstracto en papel, algo que investigas simplemente a través de experimentación científica, sino realmente actuando enfrente de uno. Esto fué una revelación tremenda y quedé realmente conmovido con ello.

A Bert tuve la oportunidad de conocerle en Londres y posteriormente pude asistir a un taller que Hunter hizo en Londres, fué también una gran revelación. Una experiencia maravillosa. Estoy realmente impresionado por este trabajo y pienso que hay mucho en común con el estudio, más teórico y biológico, que yo he estado haciendo sobre los campos morfogenéticos.

(…)

Hunter Beaumont:

Bert, este puede ser el momento de que hable de sus pensamientos. De estar mas en el alma que el tener alma.

Bert Hellinger:

Bueno, cuando hicimos las constelaciones familiares también teníamos la idea del campo morfogenético, porque algunas memorias están activas en generaciones posteriores. Si hubiera alguien con una vida muy difícil o dramática, circunstancias de muerte trágica, luego, en una generación posterior, de alguna manera se repetirá.

Pero por debajo de esto, parece que hay ciertas leyes según las cuales algunos acontecimientos se repiten. (…)

Volviendo al ejemplo de Kosovo, me puedo imaginar que si los serbios pudieran ver a sus soldados muertos durante todos esos siglos, tumbados al lado de los musulmanes muertos, simplemente mirándose unos a otros… y si de hecho los colocaras en una constelación familiar, habría un movimiento curioso en el que los muertos se juntarian unos a otros, puediedon llegar a encontrar la paz con un amor muy hondo. Quizás entonces los que quedan vivos puedan ver la situación con una perspectiva muy diferente y puedan mirarse los unos a los otros con otros ojos.

Ahora, este movimiento es sólo posible si los perpetradores y las víctimas, ambos, están al servicio de una fuerza mucho mayor que ellos. Si mirasen todos a esa fuerza mayor, entonces, el antagonismo puede cesar y se vuelven muy humildes en el alma de esa fuerza mayor.

A lo que une todo esto lo llamo el alma mayor. No tengo un nombre mejor. Pero va más allá de los campos porque el campo es fijo y el alma es algo que se mueve y se pasea por el curso de la historia y de la vida personal. De esta alma participamos.

En lugar de ver al individuo como poseedor de un alma, él participa en un alma. Esta alma tiene varios niveles. En primer término, a primera vista, hay un nivel muy duro, muy cruel que es el que actúa en estas guerras y por debajo de él hay algo muy diferente.

Por ejemplo: puedo colocar una familia de dos personas y no pasa nada. De repente, son llevados por una fuerza y afrontan el verdadero problema. Esta fuerza les dirige hacia una solución que va más allá de las leyes que operan en el primer nivel. Si llegamos a esa alma, alcanzamos la fuerza sanadora. Esta sería una manera breve de resumir…

(…)

Ruppert sheldrake

Me ha interesado mucho todo esto, especialmente la cuestión del poder sanador y el alma mayor. Pienso en el alma siendo muy similar al campo, pero el campo es algo que tiene hábitos manteniendo la estabilidad del sistema tal cual es. Como bien dice, no tendría por sí mismo el poder de sanar.

Me pregunto, dado que cada idioma tiene sus propias expresiones, en inglés la palabra que tendríamos para esto sería “Espíritu”, el poder que mueve es el Espíritu; tiene un significado más amplio en alemán, pero lo que mueve, lo que trae cambios, lo que sana tradicionalmente es el Espíritu y el alma es lo que da estabilidad, forma y estructura.

Me pregunto si lo puede ver en términos del Espíritu que trabaja a través del alma…

Bert Hellinger:

Para mí, alma, aunque sea muy amplia y profunda, está limitada y Espíritu va más allá. En este sentido lo que abarca el Espíritu es para mí un gran misterio. Lo que contiene el alma es observable. Las leyes que operan en ella son observables, las leyes que llevan a la distracción son observables. Por lo tanto, yo me cuidaría de llamar alma a algo que puede de alguna manera tener una connotación divina o religiosa. Lo religioso va para mí más allá de esto y pertenecería al campo del Espíritu. Por eso, yo distinguiría entre estos dos campos.

Ruppert sheldrake:

También yo estoy de acuerdo en que el alma está limitada y el Espíritu no, o lo está menos, pero de alguna manera, el Espíritu tiene que trabajar a través o en el alma. En cierta forma, tocará el alma si el poder del Espíritu trabaja en y a través del alma. Entonces, estoy de acuerdo en que es un misterio pero, ¿ves al Espíritu trabajar a través del alma o lo ves completamente separado del alma y que no tiene nada que ver con el alma?

Bert Hellinger:

No, no diría eso. La explicación que acabo de dar me suena bien a mí, porque el alma misma no puede trabajar independiente de algo que está detrás, más allá de ella, siendo así, estoy de acuerdo con lo que dices.

(…)

Bueno, lo que yo he observado en estas familias y puede ser extendido, -ahora estoy bastante seguro-, es que hay algo como una conciencia inconsciente que opera de acuerdo a algunas leyes y ya he definido estas leyes. La primera ley es que esta conciencia o esta alma inconsciente, quiere preservar la integridad del grupo y cada vez que un miembro del grupo es excluido u olvidado, esta conciencia o alma coge a alguien de una generación posterior para representar a la persona olvidada. Y esta persona posterior actúa y vive la vida de su ancestro. Esta es una observación.

La segunda ley que he observado es que esta conciencia quiere establecer un equilibrio entre ganancia y pérdida y si alguien fue culpable en una generación anterior pero no afrontó su culpa, entonces alguien de una generación posterior se atormentará con esta culpa. Por ejemplo, se matará, o muchos descendientes de hasta tres generaciones tendrán tendencias suicidas y tratarán de expiar la culpa del anterior.

Ruppert sheldrake:

Hablando de campos morfogenéticos, estos no están limitados a grupos humanos o a mentes humanas, se extienden incluso a grupos de animales. Los lugares también pueden tener campos morfogenéticos.

Y por todo el mundo encontramos tradiciones con las memorias de los lugares. De hecho, el peregrinaje está basado en recorrer lugares donde hay memorias poderosas de lo que aconteció en el pasado.

Y también hay historias de obsesiones y malas influencias alrededor de los campos de batalla. Así que creo que cualquier hipótesis o teoría tiene que tener en cuenta la memoria del lugar.

Trascripción y traducción: Mónica Larrabeiti Loizaga