Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Reconciliar la dualidad

Palma de mallorca 2002

Aquí soy el pequeño

He observado que tú has hecho un montón de trabajo como representante y también lo mucho que le conmocionan algunas de las cosas que ocurren aquí y ahora trabajo contigo.

Cierra los ojos y ahora ves hacia los muertos en tu familia y mira a cada uno de ellos y diles: “por ti hago cualquier cosa “. “aunque me cueste la vida ”.

Y después le dices a cada uno “por favor”.

Necesito doce personas, hacéis un círculo aquí en el medio.

Tú te vienes conmigo, cierra los ojos, estos serían los muertos de tu familia y ellos te protegen.

(Se dirige a los doce representantes) y les dice: vosotros rodearle cerca, muy cerca, muy cerca.

(Se dirige al paciente). Y ahora siéntate en medio de ellos.

Los está mirando a todos desde abajo, (le dice al paciente) y ahora diles: “aquí vosotros sois los grandes.

Los ha mirado a todos y después lo dijo.

(Lleva al paciente a otro lugar, dando la espalda a los muertos y le dice), Estos son los vivos.

Dile a los vivos: “ahora soy uno solo de vosotros”. “Yo vivo”.

Ok. Gracias a todos vosotros.

No se nada de él. Pero muchos entre nosotros hubieran podido hacer y decir lo mismo. Muchos de niños, ven el sufrimiento de sus padres y aquello que ocurrió en la familia y quieren ayudarles y no funciona. Para un niño es demasiado grande. Y eso duele mucho cuando no se puede hacer.

El paciente muestra un gesto de dolor.

Exacto. Cierra los ojos, (le deja estar).

Hace poco vi como un joven esquizofrénico se suicidó. Y las noches antes del suicidio, estuvo escribiendo poemas y así escribió entre otros también a mi: gracias por no querer ayudarme.

El conservó su grandeza y eso también es lo que quieren los demás de tu familia, que ellos puedan conservar su grandeza y tu puedas ser el niño y decirles: “vosotros dais y yo tomo”.

Encontré algo sobre los muertos. No se hasta que punto es cierto.

Pero uno puede sintonizar y comprobarlo en su propia alma el efecto que tiene, cuando le damos un espacio a esto. ¿Qué muertos se encuentran mejor?, ¿Cuáles de ellos han concluido su morir y tienen la paz eterna? Aquellos a quienes les permitieron caer en el olvido.

Nos podemos imaginar, como sería en nuestro caso si morimos y se nos recuerda y si nos morimos y se nos olvida.

¿Dónde está la plenitud? Y así al cabo de un tiempo todos los muertos deben tener el derecho de caer en el olvido.

A veces hay hechos que se oponen, tenemos que respetarlos, quizás también darles las gracias. Y quizás aun hacer un duelo por aquellas personas. Así quedan libres de nosotros y nosotros de ellos.

La separación

(Le pregunta al paciente que se rie mucho): ¿De que se trata?

Paciente: (Expresa con sonrisa): He tenido cuatro brotes psicóticos y estoy con medicación.

Los médicos te trataron bien, te dieron un buen tratamiento… yo veo que si.

(Le pregunta a su terapeuta): ¿Que más hace falta hacer por ella?

Terapeuta: Tiene que acabar de crecer.

(Le pregunta a su terapeuta): ¿Tiene alguna profesión?

Terapeuta: Es profesor de niños y tiene el permiso de los padres para crecer y de toda la familia, también...

¿Y que pasa entonces cuando una persona se acaba de hacer adulta con el permiso? …¿hasta que estatura llega?…

¿Cuando es adulta una persona? La respuesta es: cuando la persona ha perdido la inocencia. Entonces es adulta. Y la inocencia se pierde haciendo daño a otra persona, por ejemplo a los padres separándose de ellos, en ese momento uno se siente culpable….

Saca a la paciente y pone a dos representantes, (padre y madre) frente a la paciente, mirándose entre ellos.

Después de un rato voltea a la paciente poniéndola de espaldas a sus padres.

(Pregunta a los padres): ¿Cómo se sienten los padres?

Representante del padre: Aliviado.

Representante de la madre: Mejor.

(A la paciente) ¿y tú?

Paciente: Mejor también.

Los que sufren

Me gustaría explicar algo, sobre aquellas personas que se presentan como sufridores.

¿Qué ocurre en vosotros si lo miráis?

Os puedo decir, que ocurrió en mi interior: empiezo enfadado y eso se llama una contra transferencia. Es decir yo siento lo que ella siente. Detrás de esa presentación del sufrimiento, hay agresión. Sobretodo me imagino una agresión contra los propios padres.

Y ¿Cuál sería la sanación? Este sería el gran arte de la terapia. Uno se comporta de manera que el otro entra en cólera, en lugar de sufrir. Así se curará. Pero eso es muy peligroso para el terapeuta. Lo que la agresión es realmente, lo sabréis cuando empiecen a hablar de vosotros fuera, en las pausas. Ahí notareis la agresión en aquellos que se presentan de esa manera tan miserable. Es decir, lo mejor es evitarlos, eso es lo más seguro.

El control

He demostrado algo sobre el control. El que ayuda solamente es capaz de hacerlo, mientras mantenga el control. Y el control comprende, que tú, como persona que ayuda, insistas en que el cliente te respete.

Y eso significa, que el cliente también respete lo que tú decidas. De lo contrario, es el cliente quien decide lo que has de hacer. Y si así lo haces, ¿Cuál es el resultado? El otro queda como estaba. ¿Lo he dejado claro?

El buen lugar

Cuando veo a alguien que lleva piercing, a veces pienso en el clavo de un ataúd. Simplemente lo pienso a veces.

¿De que se trata?

Paciente: No encuentro mi lugar.

Ya te he concedido un lugar. (después de una pausa). Cierra los ojos y ve hacia la tumba … (después de un tiempo la paciente se va agachando muy lentamente, Hellinger la va ayudando a que se agache cada vez mas). Saca a un representante y le dice que se tumbe delante de la paciente.

(A la paciente). Echate a su lado.

Observamos que el representante del muerto mira a la paciente y la paciente mira al representante del muerto y ambos se cogen de la mano.

Cuando un muerto tiene los ojos abiertos está esperando a alguien.

Ahora ella también ha cogido su mano. Ahora ella siente la necesidad de cerrar los ojos. Observamos que el representante del muerto y la paciente se abrazan y el representante del muerto también cierra los ojos.

Está bien. Eso fue todo.

Ese fue el lugar adecuado, hacia donde iba el alma. (Le pregunta a la paciente), ¿De acuerdo? …

Misericordia

Has pasado mucho. Si. ¿Qué es lo que pasó?

Paciente: Tengo un hermano esquizofrénico que vive en mi casa con su familia actual.

Te contaré una historia. Una vez me invitó una familia en Suiza. La mujer era judía, procedente de Hungría, al nacer ella, su madre se volvió esquizofrénica y al padre lo reportaron a un campo de concentración. Ella estaba casada con cuatro hijos y la madre esquizofrénica llevaba ya cuarenta años viviendo con la familia. Y cuando yo estaba allí, la mujer una y otra vez gritaba. Más tarde la hija vino a un grupo he hice un ejercicio con ella y con todo el grupo. Un ejercicio de Focusing.

Te imaginas a una persona, más o menos a la izquierda a una cierta distancia y sin mirarla directamente. Se espera hasta que espontáneamente surja un movimiento interior… por ejemplo: una inspiración repentina, en ese momento llega un mensaje de aquella persona.

Después la mujer contó, ella había puesto a su madre en ese lugar y le vino una palabra: “misericordia”.

Mira al paciente por un tiempo y lo acoge apoyándolo sobre sus hombros.

El paciente llora.

La sanación de la esquizofrenia es posible cuando una persona está identificada con ambas partes. Con el asesino y con su víctima. Logrando reconciliar ambas partes. Y eso sólo es posible cuando ellos dos se han reconciliado. Cuando ellos dos se han encontrado y el ejercicio sería éste:

Apóyate sobre la víctima y el perpetrador y respira profundamente, con la boca abierta. Y permite que ambas energías confluyan en tu interior, la energía de la víctima y la energía del perpetrador. Respira profundamente y abre de par en par tu alma y tu corazón para ambos lados. Y vosotros dos (representantes de la víctima y perpetrador) os miráis.

Ahora te das la vuelta y los miras a ambos (representantes de la víctima y del perpetrador). Los tres se abrazan.

Esto ha sido un modelo. Como en el alma se puede unir lo que antes estaba opuesto. Pero de este ejercicio hay muchas variantes. Contaré un ejemplo:

Hace unos meses estuve en Suecia y me trajeron a un hombre autista de unos 35 o 40 años. En toda su vida no había dicho más que dos palabras. Y vino con todos sus acompañantes. Siempre hacía un gesto repetitivo (se sacudía las manos). Yo pensé en lady MacBeth, mirando sangre, entonces pregunté a su acompañante si sabía algo de su familia de origen. Sí, dijo. La abuela tuvo herido al abuelo y este murió. Y después tuvo una relación con un marinero y el marinero la mató. ¿Y a quien configuré entonces? A la abuela y al abuelo. ¿Qué hizo el abuelo? El gesto del autista y después se echó al lado de la abuela y puse al niño autista a su lado. Y entonces el niño autista pudo juntar sus manos.

Fiarse del alma

¿Como es posible trabajar de la manera que yo he demostrado aquí? ¿Soy vidente? ¿o que...?. No.

Un representante se convierte en vidente, si de repente se da cuenta de lo que ocurre. Únicamente el representante está en contacto y de la misma manera, al mismo tiempo, yo también estoy en contacto, es decir: Yo me expongo, pero con responsabilidad. El representante no tiene ninguna responsabilidad, el únicamente representa y muestra lo que ocurre en su interior. Pero yo, como persona que ayuda, tengo a la vista un conjunto mayor y también lo siento.

Es decir yo también lo siento de manera similar a los representantes.

Yo dejo de lado mis sentimientos personales en ese momento. Es decir dejo de lado mis propios sentimientos, mis propios pensamientos y mis propias intenciones. Me dejo guiar, sin miedo. Esa es la base aquí.

De hecho a veces digo frases que alguien puede pensar,… ¿desde luego como es capaz de decir esas cosas? …Pero muchos de nosotros sienten las mismas frases,... pero no se atreven a pronunciarlas.

Estando en sintonía, también todo lo más atrevido es correcto, se percibe por los efectos. Es decir, nos exponemos y entramos en sintonía con un sistema mayor. Y de la misma manera que el representante, a veces tarda un tiempo hasta percibir cual es el movimiento, así también las personas que ayudan.

El representante no sabe hacia donde le lleva y yo tampoco lo se. Pero al cabo del tiempo siento,... siento que ese es el siguiente paso. Por ejemplo: Aquí hace falta una persona más y también siento si es un hombre o una mujer. Así me fío de ese movimiento y entonces sin ninguna añadidura, el trabajo se densifica al máximo y después me retiro de nuevo. El alma del cliente sigue caminando sin mí.

Ese seria el trasfondo por así llamarlo.

Y en esa actitud podemos entrar poco a poco y aquellos de vosotros, que fuisteis elegidos varias veces como representantes ya saben lo mucho que se pueden fiar de ese movimiento. Y así al cabo de un tiempo, es un avanzar a tientas y allí se encuentra justo lo necesario. No perfecto por supuesto. y a veces también se dan errores, pero eso no importa, porque en el movimiento más grande eso se vuelve a equilibrar.

Es muy difícil y requiere un gran esfuerzo, engañar al alma realmente, o desviarla de su camino.

El terapeuta, la persona que ayuda, también se da cuenta de que se queda tranquilo en todo eso. Mientras el se sienta tranquilo, está bien. Ya cuando empieza a inquietarse, vamos por mal camino y entonces solo hay un remedio, interrumpir el trabajo inmediatamente. Bien, hasta aquí sobre el trasfondo.

El secreto

¿De que se trata?

Paciente: ….(La paciente no mira a Hellinger)

(Retira el micrófono del paciente). ¿De que se trata realmente? y mírame.

En cuanto aparta la mirada, la persona interiormente empieza a leer su programa y entonces ya no hace falta escucharla. Cuando mantiene su mirada, surge lo que es real.

Paciente: No me siento querida.

Antes de decirlo apartó la vista un momento. Con una mirada directa nunca se puede decir nada negativo de si mismo, ni de otros.

Si una persona lo hace, aparta la mirada un instante. Y así lo hizo. Ya no tenéis que escucharle. Eso ahorra tantísimo tiempo.

¿De que se trata en realidad? Voy a hacerte una pregunta totalmente diferente. ¿Que es lo que hiciste a otra persona? Quien dice “no me siento querida”, es que no ha querido. Y le hizo algo a alguien.

Cierra los ojos. Hellinger saca a una representante (una hija de la paciente, aunque Hellinger no dice de quien se trata) y le dice que se arrodille frente a la paciente.

Al cabo de un tiempo, la paciente se levanta, se acerca a la representante y la intenta levantar.

¿Eso es amoroso? …Eso es una violación.

Entonces la paciente se arrodilla junto a la representante, que cae al suelo y la paciente se tumba a su lado y la acaricia.

Hellinger: Mediante caricias, no se ha resucitado todavía a ningún muerto.

La paciente deja de acariciar a la representante y se queda tumbada junto a ella un momento.

Esta hija esta muerta,.. Acababa de cerrar los ojos.

La paciente permanece boca arriba.

Aquí lo dejo.

La agresión

Tengo que salir ahora de ese primer campo y sintonizar aquí, por eso dejamos pasar cierto tiempo primero. …

¿De que se trata?..

Paciente: Suspira sin mirar a Hellinger

Le retira el micrófono. El micrófono es un instrumento importante, para la persona que ayuda, así se puede regular bastante.

Paciente: Sufrimiento que arrastro desde pequeña.

¿Cual es el sufrimiento?

Paciente: Periodos de ansiedad y obsesiones.

(Le saca a la paciente y le dice). Ponte ahí y cierra los puños

La paciente mira al suelo

Saca a un representante del miedo, frente a la paciente.

Le tiembla la mano derecha a la paciente.

El miedo, realmente tiene miedo de esa agresión, porque es peligrosa. Dile, “Te mato”.

Paciente: “Te mato”.

¿A quien querías matar?

Paciente: A mi madre.

Una hija así está perdida. Aquí lo dejo Gracias.

¿Hubo alguien más en la familia, que quería matar a otro?

Paciente: Mi abuelo, trataba mal a mi abuela.

Te he preguntado, por quien quería matar a otra persona. No debemos abordar esas desviaciones, ¿quien más quería matar a otra persona?

Paciente: Mi madre cuando quedó embarazada, no me quería.

¿Quien dijo eso?

Paciente: Mi madre.

Bueno…ahí hay otra cosa, ahí no hay fuerza, se puede notar. Ok. No puedo hacer nada, lo dejo aquí. Sea como sea, el miedo pasó, en este sentido la he curado.

En lo que nos fijamos es en las señales ínfimas, mínimas. Cuando ella empezó a hablarme, tenía una expresión muy agresiva conmigo, no tenía ningún miedo. Entonces por precaución partimos de lo contrario. Le hice cerrar los puños. Todo esto es la consecuencia de una observación exacta y así pudo surgir.

La paz

Ahora tengo que entrar en sintonía con ella. ¿Cuanto tiempo hace que estas sufriendo?

Paciente: Desde que nací, desde los 14 años.

Eso es exagerado, con exageraciones no ganas puntos conmigo. ¿Qué ocurrió?

Paciente: Padre y abuelo esquizofrénico.

Está bien. ¿El abuelo es el padre del padre?

Paciente: Sí

Ok. Saca a los representantes del padre y del abuelo, bisabuelo, tatarabuelo, etc. asi hasta la octava generación.

¿Sabes que paso, en la generación del bisabuelo?

Paciente: Mi abuelo salió en la primera guerra mundial y mi padre es el único argentino. Sólo eso.

El padre y el tatarabuelo, caen al suelo. El abuelo y el bisabuelo miran al suelo.

Desde la generación del tatarabuelo, aquí en adelante paso algo.

Paciente: viéndolo me aterra.

Exacto, con razón.

Al final de la constelación:

Lo curioso es que muchas veces, aquello que salva proviene del perpetrador, muy extraño a veces, el perpetrador tiene la clave.

El grito

Paciente: No puedo hablar, estoy afónica.

¿Desde cuando estás así?

Paciente: Dos días.

Cierra los ojos. Imagínate a una persona, a quien le dices: “yo no digo nada ”.

No tengo ni idea de lo que pasa, ni tampoco puedo saberlo.

Saco a la representante del síntoma (sea el que sea),

Ella tiembla y mira al suelo.

(A la representante del síntoma),.. grita!.. grita!..

La representante del síntoma no puede gritar.

Pone a un representante de un muerto (desconocido), tumbado en el suelo, (donde mira la representante del síntoma).

(A la representante del síntoma),.. grita!.. grita!.. socorro!

La representante del síntoma no puede gritar y señala a otros con el dedo.

A la representante de la muerta…grita!.., esta se pone a gritar.

Cuando todos quedan en paz: Bastante loco lo que ocurre…no?.

¿Quien podría atreverse a interpretar esto?

La Decision

¿Que le pasa a tu pierna?

Paciente: tuve polio.

¿Qué edad tenias?

Paciente: once meses.

¿Qué asunto traes?

Paciente: Siempre he tenido mucha confusión, indecisión y mucho miedo que me impiden discernir y decidir.

Es frecuente eso. Con cada decisión se pierde algo. Y para no perder nada, mejor no decidir nada.

¿Que se pierde por una decisión?, ¿Quieres que te lo diga?

Paciente: Sí

Por una decisión se pierde, al padre o bien a la madre.

Te contaré un secreto:

Cuando te engendraron, no se podía distinguir. Por tanto, ¿quien es la persona a la que temes perder, si tomas una decisión?

Paciente: No lo se.

¿Es el padre?, ¿O la madre?

Paciente: No lo se.

Terapeuta: La dieron en adopción, después de nacer.

¿Te dieron en adopción?

Paciente: Sí

¿Por tanto, a quien pierdes si te decides? pierdes a tus padres adoptivos, o a tus padres biológicos. Lo constelaremos.

Saca a los representantes de los padres biológicos, de los padres adoptivos y a la paciente.

Terapeuta: Ella no tuvo padres adoptivos, se quedo en el hospital con la directora y el personal del hospital.

Hago un ejercicio muy simple.

Acerca a los padres biológicos y les dice que la lleven (a la paciente), hacia sus padres adoptivos.

La paciente abraza a sus padres adoptivos.

(A los padres biológicos), ahora os retiráis.

(A la paciente), mira ahora a tus padres y diles. Vosotros me disteis para siempre. Gracias por la vida que me transmitisteis. Ahora me giro hacia mis padres adoptivos, que me mantienen con vida. (La paciente se gira hacia sus padres adoptivos).

Ok.

Gracias a todos vosotros.

¿Como te encuentras ahora?

Paciente: Bien. Me sentó bien decir que renunciaba a ellos para siempre. Me quite un peso de encima.

Exacto. Te deseo lo mejor. Decídete por la felicidad.

Sobre el amor

Para terminar, me gustaría decir algo sobre el amor.

Mucho amor es miedo. Miedo de ser abandonado, miedo de perder la unión con la familia, sobre todo la unión con la madre y con el padre. Y así el hijo hace todo lo posible, para poder conservar esa pertenencia, incluso al precio de su propia salud, o de su propia claridad, o de su propia vida. Ese es el amor de un niño pequeño. Ese amor es absolutamente ciego. Y pase lo que pase en ese amor, sea cual sea el precio que se paga por ese amor, el corazón del niño se siente feliz.

Después hay un amor que mira y se fija, que ve al otro, que ve a la madre y al padre y mira más allá, más lejos. Y de repente en la cara de los otros, ve el amor.

El miedo únicamente se puede tener apartando la vista, ese amor temeroso, no mira directamente. Amándose, amando y recibiendo…algo se inicia. Dar y tomar. Primero tomar y después dar. Y ese amor crece.

Otro asunto mas, está unido al amor del niño. Hay la fantasía de la omnipotencia. Si amo de esta manera, salvo a la otra persona. Quizás lo redima. Tengo poder sobre su vida y sobre su muerte. Este tipo de fantasías y de omnipotencias, únicamente lo pueden mantener los niños, porque los niños están ciegos.

Ok. Creo que aquí lo voy a dejar.

Sobre el amor, por supuesto, se podría decir mucho mas. Aquí se trataba de hablar del amor, tal y como se presenta en la psicosis.

Ahora sí que está hecho el trabajo. Fue una gran osadía, a lo que nos hemos atrevido, en cuantos laberintos peligrosos hemos entrado...

Igual había allí un niño fauno que nos devora. Pero todo fue bien…

En Alemania hay un dicho: “quien se atreve gana”. Eso vale para mi y par los clientes y para los demás que lo han soportado. Y fue un atrevimiento por nuestra parte abordarlo. Muchísimas gracias. Estoy seguro de que esto traerá una gran bendición,

Estas tres personas lo organizaron. Muchas gracias.

¿Y que hubiera sido de mi esfuerzo sin traducción?

El camino

Sobre el desarrollo del trabajo con constelaciones. Hasta este tipo de trabajo, como aquí lo hemos podido ver, hubo un largo camino. Y una vez descubrí el camino en un pequeño poema, os lo contaré:

Al padre anciano, llego el hijo pidiendo,

Padre bendíceme antes de que te vayas,

El padre dijo:

Sea mi bendición. Que en el camino del saber,

Yo te acompaño, al principio un trecho.

A la mañana salieron.

Y de la estrechez de su valle, subieron a una montaña.

El día ya iba curvado, cuando llegaron a la cima.

Pero ahora la tierra, hacia todos los lados,

Hasta el horizonte yacía a plena luz del sol,

El sol se puso y con el desapareció la suntuosidad.

Se hizo la noche, pero cuando cayo la oscuridad,

Destellaron las estrellas.