Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Preguntas y respuestas

Entrenamiento intensivo, Alemania noviembre 2012.

Hellinger: ¿hay preguntas acerca de las constelaciones? Como siempre primero entro en conexión.

Mujer: Hoy comprendí algo, el tema del ombligo me revolvió mucho. Yo físicamente no puedo soportarlo cuando me tocan en ese lugar. Mi marido y mis hijos lo quieren hacer continuamente.

Hellinger: ¿Cuál es la pregunta?

Mujer: ¿Cómo manejo esto a nivel físico porque realmente me molesta mucho?

Hellinger: Cierra los ojos.

Y ahora imagínate cómo tú tocas a tu marido y tus hijos de forma amorosa en ese lugar. Y ahora colocas suavemente tu mano sobre tu ombligo. Ahora dices interiormente a tu madre: “la separación fue demasiado temprana”.

¿Ok?

Mujer: Gracias.

Hellinger: Tuve una imagen de que el parto fue antes de tiempo.

Otra mujer mujer se sienta al lado de Hellinger.

Hellinger: Cierra los ojos.

Interiormente di a alguien: “eso fue todo”. (la mujer permanece con los ojos cerrados unos minutos).

Ok, ahora tu pregunta.

Mujer: Esta es mi primera experiencia, y ahora vi muchas constelaciones y lo que me queda claro es que cargamos con cosas de nuestros antepasados. Lo que yo sé es que ambas abuelas trataron muy mal a mis padres.

Hellinger: ¿Cuál es la pregunta?

Mujer: Durante toda mi vida tuve una mala relación con mi madre y tal vez también ahora tenga problemas para embarazarme por todo lo que se ha cargado de atrás.

Hellinger: Colócate ahí. Y mira en esa dirección. Necesito tres mujeres. La madre y las dos abuelas.

Después de la constelación.

Hellinger: ¿Cómo te sientes ahora?

Mujer: Muy pequeña. Vuelve a mirarles y diles: “yo os integro.”

Mujer: Yo os integro.

Hellinger: ¿Ok?

Mujer: Gracias.

Hellinger: Quiero agregar algo a lo que ustedes vieron aquí. Nuestro anhelo siempre es de integración, de totalidad. A todos los que faltan, los que se han perdido, los queremos tener de regreso. Y esto sin juicio, porque todos están ahí presentes. Y si tienen el permiso de permanecer con nosotros, nosotros nos completamos. Y son una bendición.

¿Qué hay contigo?

Hombre: Tengo una pregunta técnica y se trata de la constelaciones anteriores. Si lo comprendo bien, al principio se hacían representaciones con los padres biológicos del cliente. Tal como parece con las personas extrañas se logra mucha más información acerca de lo que sucede y mi pregunta es ¿se lograría más resultado si se dirigiera a los representantes o se lograría menos resultado?

Hellinger: Los representantes si no saben a quién representan se encuentran en un campo más amplio, entonces surgen cosas que uno no pudo imaginarse antes. Aquí en esta última configuración ella nombró a las personas y yo también seguí con esto, pero después se mostró que las abuelas no tenían importancia y por eso les dije que se sentaran. Y ahora a través del movimiento surgió otra cosa. Surgió que el asunto eran los muertos. En todas las representaciones si un representante mira el suelo, podemos estar casi seguros de que ahí hay muertos. A mí me surgió la imagen de niños abortados y eso fue lo que se mostró. A veces se pregunta y pido esta información al cliente. A veces no pregunto nada. A veces ni siquiera pregunto por el asunto, solo coloco un representante o el problema. Y el siguiente paso resulta con el movimiento que sale a la luz.

¿Contesté a tu pregunta?

Hombre: pregunto que si el representante sabe a quién representa se podría dejar influenciar por ello. Si no lo supiera quedaría libre porque generalmente sabiendo a quién representa también se le informa de la historia del cliente.

Hellinger: No, eso no lo hacemos, no pedimos información. No preguntamos qué sucedió en la historia del cliente porque todo lo que se piensa y lo que se dice al respecto está equivocado. Y por eso el cliente puede inducir al facilitador por un camino errado. Pero cuando comienza a desarrollarse algo asombroso, entonces preguntamos qué sucedió. Entonces con ello tenemos una señal. A veces el cliente no sabe nada al respecto. Ella no supo lo que había pasado con las abuelas. Todo eso son cosas que se han escuchado, no más. Te conectas, frente a un cliente. Entonces de inmediato te darás cuenta; ¿es correcto esto o no? Y después a confiar en los representantes. ¿Contesté ahora a tu pregunta?

Hombre: Hay algo más que me gustaría añadir.

Hellinger: No. Es suficiente.

¿Quién tiene un asunto?

Mujer: Desde mi infancia tengo psoriasis.

Hellinger: ¿Qué es?

Mujer: Una caspa.

Hellinger: Bueno, lo voy a configurar.

Constelación.

Hellinger: Lo importante salió a la luz, pero el camino lo transitas tú por ti misma.

Este fue un modelo que en muchos sentidos es de gran ayuda. Cuando se trata de una enfermedad o de una molestia, configuramos esto, y por regla general siempre es una persona que mira hacia otro lado, mira a una persona excluida del sistema familiar. En ese sentido no nos ocupamos de la enfermedad en sí. Tratamos de encontrar al que falta. Porque la enfermedad nos da información de que alguien falta. Y si una persona sufre de una enfermedad, si la persona logra acercarse a la excluida, la enfermedad se puede retirar. En este sentido las constelaciones que se hacen son realmente claras.

Un ejemplo sencillo, una mujer dice que sus dos hijas sufren de anorexia. Primero la una luego la otra. Tomé representantes para las hijas. Luego me dio una información adicional. Estas hijas son gemelas. Ellas se tendieron en el suelo y estaban tristes. Pues dije que ahí faltaba alguien más. Entonces ella me dijo que fueron trillizos y uno falleció. Entonces coloqué a ese tercer bebé y ¡los tres felices!, es decir, la constelación lo saca a la luz. La mujer nunca lo hubiera dicho por sí misma.

¿Más preguntas acerca de los trabajos? ¿Quién tiene una pregunta?

Mujer: Mi pregunta es en cuánto una familia extraña me puede influenciar a mí y a mi destino.

Hellinger: Si tú rechazas a esta familia, entonces puede influenciarte. Dije todo al respecto.

Hombre: Ayer en una constelación yo era uno de los hombres alemanes y ese papel fue como un reflejo de mi vida, fue exactamente igual. Al principio me vi como muy agresivo, muy enojado y en el transcurso de la constelación me pude empezar a mover, y así pudo bajar esta agresividad y así fue también en mi vida. Porque hice disciplinas marciales y pude bajar este tipo de agresividad. Y mi pregunta es, ¿tengo que mirar a ese asunto, porque lo veo en mi padre? ¿Tengo que mirar este asunto en una constelación? Bueno, estos deportes de lucha para mí fueron una prioridad.

Hellinger: Esto es a un nivel superficial. Hay alguien en la familia con quien tienes un conflicto no resuelto. Y a cambio de exponerte al conflicto, le diste un lugar en tu cara, en tu rostro.

El hombre sonríe.

Hellinger: Ok.

Hellinger: Esto también vale para tatuajes. Son sustitutos para una persona, es reemplazo.

El que levante la mano que lo piense muy bien. ¿Quién quiere?

Al lado de Hellinger se sienta un hombre.

Hellinger: Voy a decir una palabra. La palabra es: “Al fin”.

El hombre se alivia.

Hellinger: ¿De qué se trata?

Hombre: Por un lado siento suficiente energía dentro de mí, pero solo para otros. Interiormente estoy muy inquieto y de niño siempre alborotando, hiperactivo. Esta energía sólo puedo usarla para otra persona. Yo personalmente no logro nada.

Hellinger: Es suficiente y para mí la palabra clave fue hiperactivo. Tuve ciertas experiencias con esto.

La hiperactividad. Según mis observaciones y trabajos con niños hiperactivos se ve que miran a un muerto al que otros no miran. Es decir, niños amorosos. Uno tiene que saber cómo manejar esto. No se trata de los niños. Ellos solo lo señalan, yo miro a los otros por los que ellos lo asumen. ¿Cómo te sientes ahora?

Hombre. Confundido, no sé dónde ubicar todo esto.

Hellinger: No tienes que clasificar, ni ordenar, sólo te permites que te vaya bien. Eso es todo.