Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

Las constelaciones familiares mediales II

Mayo 2013, Alemania

Las frases peligrosas

Sobre trasplantes

Quiero agregar algo acerca de los trasplantes de los órganos. El donante sigue viviendo en el otro. ¿El otro aún tiene su propia vida? ¿O tiene a partir de ese momento la vida del donante? ¿Es él mismo? Todo eso lo tenemos que considerar.

Un trasplante de órganos es el resultado de un asesinato. Y en el asesinato toman parte cuatro. El que accedió a los trasplantes de órganos con asentimiento al trasplante se dirigió a una muerte temprana. Con eso él se mató a sí mismo. Todos los participantes que han asentido, todos los participantes de su familia. Todos tienen parte en este asesinato. Luego los médicos. Luego el que lo recibe. Así se dispuso que alguien tenía que morir por él.

Hay que decir claramente lo que realmente aquí sucede. Y entonces, ¿qué sucede después de la muerte? Estas intervenciones de vida y muerte para mí son terribles. Para mí es un asesinato, ninguna otra cosa. ¿Y un negocio. Ok?

Las constelaciones familiares mediales

Mujer: Ayer traté de averiguar cuál es la diferencia entre las constelaciones familiares mediales y las constelaciones anteriores. Y entonces me di cuenta de que siempre vi el trabajo de constelaciones como un trabajo medial. Ayer fue muy claro llevar al muerto hacia sus padres y que el muerto estaba muy movido, se vio por el representante lo que estaba sucediendo. Esa intensidad era nueva para mí. Pero que desde siempre estaba en contacto con esos campos invisibles del espíritu y de que todos somos médiums. Eso es lo que entendí ayer.

Hellinger: Pues sí, me hablaste de corazón. Siempre fue medial. La pregunta es, ¿estuvimos abiertos para eso?

Y lo que interfería con lo medial era la psicoterapia. Nosotros usábamos el trabajo como un método psicoterapéutico y en lugar de seguir ese movimiento, lo utilizábamos. Usábamos el movimiento para nosotros y luego nos sentíamos muy orgullosos de los éxitos. Y no había motivo para ello. Entonces la cuestión es, ¿eso realmente ayudó a los otros? Cuando nos desviamos de lo medial, cuando nos desviamos del respeto, de la honra hacia esas fuerzas. Bueno, como ya dije, hablaste desde el corazón.

Ahora continuamos medialmente. ¿Dónde comienza una constelación familiar medial? Comienza al escoger a alguien. Yo pregunto, ¿quién quiere hacer algo con nosotros? Entonces muchos levantan la mano. Entonces tengo que proceder de forma medial. Ayer en el último trabajo, yo escogí a ese hombre particular que luego puso en marcha tantas cosas para muchos de nosotros. Eso fue medial. Yo sólo sabía “tengo que elegirle”. Y no podía explicar por qué. Y eso es lo que ahora también voy a hacer.

¿Quién quiere trabajar con Sophie y conmigo de esta forma? Levantad la mano y yo escojo a alguien. Yo aquí no conozco a nadie. Soy llevado por otra fuerza. Y ahora miren cuando alguien se acerca y dice: por favor, haz una constelación conmigo. Si yo accedo a eso, ¿sigo en conexión con otras fuerzas?

Viene una mujer.

Hellinger: Cierra los ojos. Te doy una frase. Y la dices interiormente. No tengo ni idea de lo que pueda significar. La frase es: “yo me río”.

Hellinger: Ustedes saben que estas frases son para todos. Siéntanlo en ustedes. ¿Qué sucede cuando expresan esta frase? ¿Qué se pone en orden?

Hellinger: ¿De qué se trata?

Mujer: Quisiera ver mi relación con los hombres.

Hellinger: No hay relación alguna. ¿Vieron su risa? Y ahí lo dejo.

Cierren los ojos.

Sentimos en nosotros en qué situaciones nos comportamos de manera similar. ¿Cuándo nos reímos de algo que es sagrado? ¿Y cómo podemos superar esta risa tan extraña? La palabra es: sí.

Ok.

Ahora me pregunté a mi mismo: si logramos este ejercicio ¿cómo nos va entonces en nuestra relación de pareja?

Las expectativas de la madre para nosotros

Cierren los ojos.

Miramos a nuestra madre y miramos a una expectativa que ella tiene respecto a nosotros y le decimos: Finalmente “no”. Nos damos la vuelta y nos enfocamos a papá y a nuestra vida. Ok.

Las frases peligrosas

Este es un curso de entrenamiento donde nosotros aprendemos algo para nosotros y por otra parte con las personas con las que tenemos que ver. Con las personas que esperan algo de nosotros y hay dos frases que ponen en peligro la vida. Una frase es: Tú por mí. Y esta frase proviene sobre todo de la madre. La respuesta a esta frase es: yo por ti. Y exactamente esta frase significa sin expresarlo claramente: yo muero por ti.

Y esta frase” yo muero por ti” la dicen muchos niños interiormente sin que la madre exprese “tú por mí”. Es decir la respuesta “yo por ti”, ni siquiera es una respuesta. Es una frase interna con la idea de que nosotros podemos salvar a nuestra madre. Entonces la cuestión es: ¿Cómo la puedo salvar? ¿Qué tengo que hacer para lograrlo? ¿Qué tengo que asumir en su lugar? ¿Y dónde me encuentro entonces? Nos hacemos todopoderosos, como un dueño, un amo con poder sobre su vida y su muerte, y nos colocamos por encima de Dios. Porque podemos persuadirlo de que podemos salvar a mamá. Podemos persuadirlo ocasionándonos algo a nosotros mismos. Y esta frase: “yo por ti”, es la frase fundamental de la religión occidental Y la frase fundamental de todo camino espiritual.

¿Y dónde queda entonces el verdadero dios?

Cierren los ojos.

Revisamos en nosotros cómo a través de palabras o a través de nuestra actitud le dijimos esta frase a nuestra madre. Y a la inversa, cómo le dijimos esta frase a un hijo. Interiormente con todas sus consecuencias. Por ejemplo, aguardando su muerte, bajo el manto de la preocupación por la misma. ¿Cuál es la frase de solución que le podemos decir a un hijo o también a una pareja? La frase proviene de lo profundo de la tierra y de ahí llega al corazón y llega a nuestros ojos que se iluminan, y la frase es: yo me quedo en la vida, en la vida íntegra, completa.

¿Cómo se sienten con esto? En la aplicación práctica yo me imagino: ¿qué me digo a mí misma cuando subo al coche antes de partir? “me quedo en la vida”. ¿Y qué hago con mi moto? ¿Y qué hago frente a un deporte arriesgado, por ejemplo, escalar, o salto de ski. ¿O qué hago cuando me es transmitido algo arriesgado, cuando todos están esperando que suceda una desgracia? Lo apago. La frase interna sanadora para estas situaciones es: “mamá, yo me quedo”. ¿Y cuál es la frase con la que le doy alegría a los hijos? “Yo me quedo”. ¿ qué le dice la mujer al hombre y el hombre a la mujer? “Yo me quedo".

Bueno, la biblia de constelaciones mediales sólo tiene 3 palabras y esas son suficientes para el cielo en la tierra.

Centrarse

Las Constelaciones Familiares es un movimiento místico, y misticismo significa que entramos en consonancia con algo infinito. Voy a agregar algo más. Lo infinito no es una cosa, no es un resultado y no tiene existencia, está más allá de todo ser. ¿Y qué es lo que es más allá de todo ser? La nada. Solo la nada es infinita.

Por tanto en constelaciones familiares yo me dirijo a la nada. No me dirijo a una cosa. Y de la nada proviene la señal decisiva. Y es lo que muestro cuando alguien se acerca, no le pregunto: sólo me centro. Más allá de todo lo que es y luego de la nada llega una señal, una indicación sin que pueda comprenderla. Entonces digo eso y ahí tiene su efecto, y esto es un proceso místico y es extraño que mi comprensión crucial no sea comprendida.

Si bien a menudo hablo acerca de ella, no es comprendida, solo puede ser comprendida a través de un camino místico. De pronto, esta comprensión crucial dice algo. Habla sobre el infierno de la conciencia. Expresa algo acerca del infierno de la conciencia. Todas las guerras, todos los conflictos y asesinatos son efectos de la conciencia. Yo aquí solo lo menciono en forma breve para comprender de lo que aquí se trata.

Cierren los ojos.

Y ahora soltamos, nos soltamos de nosotros, nos soltamos de nuestras familias, de nuestros malestares, de nuestros objetivos y en cierto sentido de nuestra vida. Nos soltamos de nuestra vida y llegamos a un silencio, un silencio infinito, vacío de todo, como si hubiéramos partido, como si nos hubiéramos alejado de nuestra vida aquí, hacia un vacio infinito. Y desde ese vacío escuchamos una palabra, y esta palabra nos lleva a otra amplitud, y esta palabra es: sí.

Nuevos libros

¿Podemos continuar? Escribí unos libros nuevos. Brevemente los voy a presentar.

Uno se llama caminos hacia una nueva amplitud. Se trata de las Constelaciones Mediales. Es totalmente nuevo el libro y sólo está en alemán. Tiene una presentación muy bonita.

Otro libro acerca del cual prefiero mantener silencio porque quiero salvar mi vida. El nombre del libro: las iglesias y su dios. Lo hay en inglés y pronto en italiano y también va a salir en ruso. Creo que pronto. Solo se los quiero mostrar. Se necesita de un valor especial leerlo. También es bueno si ustedes se quedan con eso, porque cada uno lo tiene que tomar de manera personal. En realidad con esta presentación ya está dicho todo.

Y pronto saldrá un nuevo libro mío que lleva a una nueva dimensión de constelaciones familiares. ¿Por qué? Porque aterrizo en el suelo. Porque ahí me dedico a los niños. Y ese próximo libro se llama “Mirar el alma de los niños. Pedagogía Hellinger Life”. Está dirigido tanto a los padres como a los educadores, con muchos ejemplos. Va a salir en unas pocas semanas en alemán y pronto estará disponible en distintas traducciones, y por el momento estoy escribiendo otro libro y el título es: Educación hoy.

Esos tres libros “Las iglesias  su dios”, “Mirar al alma de los niños” y “La educación hoy”, son una trilogía, llegan hacia otro nivel. ¿Dónde se encuentra ese nivel? Abajo. Cerca, muy cerca de la vida. Eso es lo que quería compartir.

Preguntas

Ahora quiero dar la oportunidad para preguntas. Tal vez también comentarios. Lo que vieron hoy por la mañana. ¿Quién quiere?

Mujer: Quiero hacer una pregunta. ¿Cómo puedo amigarme con lo que no quiero ver?

Hellinger: Aprendemos esta forma de ver a través de la retirada. Es decir, nos retiramos hacia un vacío y eso lleva a una profundidad y esta retirada es como el morir. Y de ahí resucitamos. Lo has entendido muy bien, muy bien. El comprender se muestra en la iluminación del rostro.

Otra mujer: Hablaste del infierno, de la conciencia. Me llegó la imagen de que la inseminación es como el infierno de la conciencia. Y además te agradezco que hayas hablado de tu libro “Mirar al alma de los niños” y esto era muy importante decirtelo y te lo agradezco.

Hellinger: Voy a agregar algo breve sobre el infierno de la conciencia. La conciencia es el motor, es el impulsor de todos los crímenes. ¿Y por qué es tan atroz, tan terrible? Porque todos estos crímenes se hacen en el nombre de Dios. ¡Qué Dios tan terrible y qué voz de la conciencia tan terrible! ¿Continuamos ahora?

Constelaciones familiares mediales y pareja

Estas Constelaciones familiares mediales y los movimientos que surgen de las mismas los podemos mirar en una relación de pareja. Mirar en detalle. Es como revisar algo. Es un test que quiere ver lo que se está desarrollando en su relación o que está buscando una solución. Con ellos podría trabajar conjuntamente. Esto también vale para relaciones homosexuales. ¿Cómo? Respetando. Son movimientos divinos. A ver, una pareja que esté presente y que quisiera trabajar conmigo. ¿Son pareja? ¿Quieren ambos?

Al trabajar con una pareja siempre formulo unas preguntas. Preguntas generales. Lo íntimo queda reservado, oculto. ¿De dónde provienes?

Hombre: Bélgica.

Hellinger: ¿Y tú?

Mujer: Soy de China pero llevo 25 años en Bélgica.

Hellinger: Ya una vez trabajamos. ¿Has tenido relaciones anteriores?

Hombre: Sí.

Hellinger: ¿Hijos de la relación anterior?

Hombre: Sí, tres hijos en común. En común uno.

Hellinger: ¿Cuántas relaciones anteriores tuviste?

Hombre: Una relación con tres hijos y la segunda relación con un hijo.

Hellinger: ¿Y ella?

Mujer: Tengo una hija con mi primer marido. Y un hijo común con él.

Hellinger: Estas sí son informaciones que tenemos que tener cuando trabajamos con parejas. Las parejas anteriores y los hijos. ¿El hijo en común es hijo o hija?

Hombre: Es hijo.

Hellinger: ¿Cómo comienzo aquí? ¿Dónde se muestra sobre todo la dinámica de esta familia? En el hijo. En el hijo común. Por eso comienzo con ese hijo. Un representante para ese hijo. Busca tu lugar.

Hellinger: Necesito una mujer. Te mueves tal como eres movida desde el interior.

El hijo y la mujer se ubican uno frente al otro. El hijo se acerca despacio, entonces la mujer empieza a temblar y sollozar. El hijo se inclina hacia el suelo.

Hellinger dice a la mujer: Ubícate tú también ahí.

Los tres están en el suelo.

Hellinger: Todos muertos. Les agradezco a todos. Esa es la verdad y no me interesa lo que sucede detrás de eso. Lo sabe y eso es lo suficiente. Y ahora la pregunta es: ¿Pueden superar eso? ¿Tiene el hijo oportunidad de quedarse en la vida? ¿O en esta relación tiene su efecto la frase “tú por mi”? Vuelve a acercarte.

Sale el representante del hijo.

Hellinger: Te quedas de pie. Busca tu camino hacia la vida.

Sale una mujer.

Hellinger: Colócate en frente.

La mujer se ubica en frente del hombre dándole espalda, con los brazos extendidos. El hijo intenta salir, tiene los puños cerrados. La mujer se aparta y se miran de frente.

Hellinger: Inclínate ante ella.

Hellinger se dirige hacia la mujer: ¿Sabes quién es? Es China.

Los tres, el hijo, la mujer y la representante de China se abrazan.

Hellinger al representante del hijo: Ahora tienes permiso de vivir.

Hellinger al hombre: Ve con él. Aquí lo puedo dejar. Les agradezco a los representantes.

Los tres: la mujer, el hombre y China se abrazan. La pareja se apoya en China. Esta se levanta y les mira con sonrisa.

Hellinger: Ok. Esto fue todo.

Cierren los ojos.

Y miramos a nuestra actual relación de pareja. ¿Hacia dónde somos atraídos? ¿Por quién está atraída nuestra pareja? ¿Por quién se encuentra atraído un hijo nuestro? Sólo nos mantenemos ahí de pie y observamos hacia dónde va la relación en nuestra pareja, en un hijo, y en nosotros. ¿Dónde llegan ellos y nosotros? A casa.

¿Y qué sucede con nuestra relación si todos los involucrados llegan ahí a ese sitio hacia donde se sienten atraídos? ¿Puede ahora haber acabado algo? ¿Puede comenzar algo nuevo?

Les cuento un cuento. Como quieran pueden mantener los ojos cerrados o abrirlos. Un discípulo preguntó a un maestro. Dime, ¿qué es libertad? Entonces el maestro preguntó: ¿Qué libertad? La primera libertad es igual a un caballo que derriba al jinete relinchando. Y luego intenta desmontarlo nuevamente con el mismo resultado. La segunda libertad es igual al capitán que después del naufragio se queda en el barco en lugar de salvarse con el bote salvavidas. La tercera libertad es igual al pasto, a la hierba que se mece en el viento y porque se ve, se mantiene de pie.

El discípulo preguntó: ¿Y eso es todo? A lo que contesta el maestro: algunos piensan que están a la búsqueda de la verdad de su alma. Pero el gran alma piensa y siente a través de ellos. Así como la naturaleza puede disponer y aguantar muchos errores porque a los jugadores incorrectos puede suplantarlos de inmediato. Pero aquellos que le permiten que el alma piense por ellos, ahí ellos sí logran algo nuevo. Porque igual a un nadador que se deja llevar, él los lleva con fuerza conjunta a nuevas orillas.

Ahora interiormente miramos a ese poder y le decimos: por favor.

Ok.

Algo acerca de la felicidad. ¿Quieren escucharlo? ¿Acerca de la felicidad?

La felicidad aguarda.

Primera parte del artículo