Bert Hellinger / Los textos citados son las transcripciones autorizadas por el mismo Bert Hellinger de sus entrenamientos y conferencias. Algunos son extractos de sus libros.

La felicidad que permanece .Meditaciones

Jornadas didácticas de Bert Hellinger En Barcelona, 1, 2, 3 y 4 de marzo de 2007

A veces tenemos la idea de que somos independientes y libres y de que somos capaces de decidir independientemente sobre nuestro destino. A través de este trabajo de las Constelaciones Familiares podemos ver cómo estamos intrincados en la vida de los demás, y de todo el mundo.

Porque lo que ya no está sólo está aparentemente pasado: vive dentro de nosotros. Los conocimientos que manejamos los hemos aprendido a través de su dolor; lo que ellos aprendieron y nos legaron, ya no tenemos que esforzarnos por conquistarlo: el precio ha sido pagado.

Tenemos vagas ideas acerca del futuro, pero debemos reconocer que hubo algo antes que nosotros y habrá algo después. Había ya algo nuestro antes de que naciéramos, y habrá quedado algo nuestro cuando hayamos partido.

Juntos

Cerrar los ojos…

Imaginemos que estamos vivos en medio de todos los familiares que conocemos, y también de los que nos precedieron…

Todos juntos a la vez, al mismo tiempo, en el mismo lugar…

Los que no están siguen estando…

Mucho no está concluido…

Muchos de los que nos antecedieron se quedaron con la sensación de que quedaron cosas inconclusas…

Imaginemos qué cosas nuestras quedarán completas o no al morir nosotros…

Imaginemos que estamos junto a nuestros ancestros, todos al mismo tiempo…

A veces tenemos la sensación de que quieren algo de nosotros, y que nosotros queremos algo de ellos…

Pero ahora imaginemos que cada uno está aquí sólo por sí mismo…

Independientes de lo que les haya faltado, y de lo que esperan de nosotros, y ellos independientes de lo que nosotros esperamos de ellos…

Todos juntos allí, frente a algo que es más grande que todos nosotros..

Nadie es mayor ni más pequeño…

Todos envueltos en la misma fuerza más grande que todos nosotros…

Permanecemos reunidos, ensimismados, ante esa presencia más grande, solos como todos…

Todos iguales ante ello…

Es importante sentir el efecto que nuestra presencia tiene junto a la de ellos, pero sin que nosotros intervengamos sobre ellos ni ellos sobre nosotros…

Estamos todos al mismo tiempo allí…

Y al mismo tiempo unidos….

¿Qué pasa con nosotros si no nos metemos en nuestros respectivos asuntos, si cada uno se hace cargo de la parte que le toca?

Que, todos conjuntamente, nos sentiremos felices….

Me preocupa

Cerrar los ojos…

Imaginar alguien que nos preocupa…

La pareja, un hijo, un padre, una madre, un amigo…

Estáis frente a frente y entre ambos un límite, una frontera…

En el sentido de “tú estás allí y yo estoy aquí”….. “yo me quedo aquí y a ti te dejo allí”…

Por encima de los dos percibiremos algo más grande, la energía superior que todo lo abarca, y sintonizaremos con eso…

Con confianza ….

En el sentido que en la otra persona algo empiece a moverse que será bueno y correcto para esa persona, y quedamos en resonancia con lo que se produce en nosotros y también con lo que se produce en la otra persona…

Puede que podamos percibir lo que el otro siente o piensa y aún a dónde se dirige su movimiento interior…

Y además prestaremos atención a dónde se dirige nuestro propio movimiento y si podemos hacer algo, y más aún si tenemos derecho a hacer algo…

Y confiaremos en el movimiento interior del otro…

Valoremos la energía interior que sentimos al proceder de esta manera,

¡Qué distinta la energía del otro, qué distintos nos sentimos y qué energía adicional recibe el otro!…

Yo, víctima y perpetrador

Cerrar los ojos…

Entraremos en nuestra alma, retrocederemos bien hacia atrás en nuestro pasado… reviviremos en qué momento nos hemos sentido y comportado como víctimas…

Bien atrás…

Hacia nuestra infancia…

Y ahora vamos a unirnos al sentimiento que hay detrás de esto…

La rabia, el desear cosas malas al otro, frente al que me sentí víctima, desear aún la muerte al otro…

O a otros…

Y entonces unimos los dos sentimientos sintiéndolos a la vez…

Y a los dos les decimos:

Así soy yo…. Ambas cosas a la vez…

Y sentimos como las dos respiran: la víctima y el perpetrador…

Permitimos que ambos suelten su postura y se abracen…

Y se miren a los ojos…

Y sentimos qué sucede dentro de nosotros: nos volvemos uno solo…

Si las dos cosas pueden ser simplemente tal como son, entonces estaremos completos…

Una buena sensación...

Sólo seres humanos todos….

Te deseo lo mejor

Cerrar los ojos…

Representaros a alguien a quien temáis… o rechacéis… o que os haya hecho algo… o alguien a quien hayáis hecho algo…

Y entrad en una vibración o sintonía de tomar al otro tal como es, deseándole lo mejor…

Tal como es…

Sentid cómo gradualmente el otro entra en esa sintonía y fluye a la par nuestra…

Cómo entramos nosotros en su fluir…

En esa vibración del otro que fluye hacia nosotros podemos descubrir algo propio…

Algo de nosotros mismos…

Y el otro descubre en nuestra vibración hacia él algo nuestro…

Éste es un buen ejercicio para un trabajo con parejas…

Para parejas

Cerrar los ojos…

Miradla tal como ella o él es…

Nos han sido dados tal como son…

Por una energía más grande que todos nosotros…

Tal como son son adecuados para nosotros…

Al permanecer como son son correctos para nosotros…

Miramos por encima de ellos a la gran fuerza superior y le decimos “sí”…

Lo tomo por el precio completo que a mí o a él nos ha costado…

Entramos en una vibración o sintonía de asentimiento de aceptarlos tal como son…

Y en esa vibración que emiten hacia nosotros recibimos una información…

Algo que nos faltaba…

Y todavía nos falta…

Y él / ella encontrará en nuestra vibración algo que les faltaba a él o a ella….

Diremos a esa fuerza grande “gracias”…

Y también a la pareja “gracias”…

Algunas veces una pareja termina, se acaba, y entonces miraremos por encima de esa persona, por encima de la pareja, y de nosotros mismos, y aunque no comprendamos por qué se acabó, diremos a eso también “gracias”…

Palabras mágicas

Relaciones de pareja:

“Sí”,

“Por favor”,

“Gracias”.

Recuperar el orden en relación a los padres:

“Gracias”,

“Por favor”,

“Sí”.

Dar las gracias significa:

“lo tomo con amor y lo conservo con amor”.

Las madres a su hijo o hija:

“Te agradezco y te desligo… ya puedes dejar de hacerlo por mí”

Separación temprana

Cerrar los ojos…

Vamos a ir atrás a nuestra infancia y exploramos situaciones en las que dijimos “no voy a ir más a mi madre o a mi padre”…

Ahora sabemos que un movimiento interior hacia ellos fue interrumpido…

Nos acercaremos como niños pequeños a padre y madre de aquellos años...

Muy lentamente a pesar de todo el miedo…

La rabia …

Y la desesperación…

Con pasos muy pequeños…

Tal vez estiremos los bracitos hacia ellos..

Y en el fondo de nuestro corazón les diremos “por favor”…

Cuando lleguemos a tocarlos les diremos “querida mamá”.. O “querido papá”… y “gracias”

Mirar con amor

Cerrar los ojos…

Iremos hacia nuestras familias con el alma…

Primero a nuestra familia de origen…

Miramos a nuestros padres, hermanos y demás miembros …

Con amor…

Y sentimos nuestra sintonía hacia ellos como mutua pertenencia….

Y les deseamos en esa sintonía amor y felicidad….

En todos los sentidos…

Y sentimos su benevolencia hacia nosotros y cómo también ellos nos desean que nos vaya bien…

Sentimos su vibración afectiva y vibramos junto con ellos….

Con amor y estima…

Ahora miramos a nuestra pareja, y si hubo más de una, a todas ellas…

Con benevolencia…

Y en esa vibración de benevolencia permanecemos deseando que sean felices en todo lo que hagan…

Tal vez ellos también vibren en sintonía con nosotros, con buenos deseos para nosotros…

Y en ese vibrar compartido que va y viene los aceptamos y amamos tal como son…

Con todo lo que sucedió…

Con nuestros mejores deseos hacia ellos y de ellos hacia nosotros…

Y también miramos a nuestros hijos con los mejores deseos…

Sin preocupaciones…

Con benevolencia…

Simpatía y la mejor voluntad…

Permitiendo que sean como son….

Permitiendo que tomen el camino que más les guste…

A nuestro amor responden con su amor…

Vibraremos-resonaremos en concordancia con todos, con los mejores deseos, con simpatía… benevolencia…

Y la mejor de las buenas voluntades…

La felicidad que permanece se basa en esta benevolencia y simpatía hacia todos…

Donde se mantiene esta actitud, es el cielo en la tierra….

Gracias

Cerrar los ojos…

Vamos hacia nuestros familiares y también hacia otras personas de las que sospechamos o sentimos que ellos aún esperan un “gracias” de nosotros.

Se lo decimos con amor….

Agradecer significa “lo tomo con amor y lo conservo con amor”…

Agradecer nos lleva a una dicha duradera y tiene un segundo efecto estupendo: nos hace libres…

Apuntes de Isabel Aschauer López

isabelconstelaciones@yahoo.es

www.geocities.com/isabelaschauer/isabel.html